domingo, 17 de mayo de 2015

"El mayo bisiesto"


En la mañana del 3 de mayo recorrí Medina de Pomar junto a muchas personas bajo un solo lema “FrackingNo, ni aquí ni en ningún sitio”. Se ha visto de todo e incluso caras poco acostumbradas a estos maitines del populacho. Cierto es que no sobraba nadie, pero no es menos cierto que algunos estaban demás. Pero si algo queda nuevamente claro es que Las Merindades están en lucha contra esta sinrazón que el Ministro Soria y toda su corte de diputados y senadores nos quieren colocar desde la lejanía de la capital y el desconocimiento de esta noble tierra. Hoy 3 de mayo, gentes de Las Merindades o de otras tierras y muchos de los que aquí pasan parte de sus días, han hecho una vez más un ejercicio de sentido común ante este atentado contra la naturaleza y el futuro de nuestros hijos. Hoy el pueblo sencillo y cansado le ha espetado al Gobierno del PP que la dependencia energética no es más que el cuento con el que quieren tapar los favores hacia las grandes empresas frakingneras. Alemania o Francia también tienen esa dependencia y en cambio han prohibido esta técnica porque afecta a sus habitantes. Cataluña ha dicho no a la fracturación hidráulica, pero en su tierra, a los demás que nos zurzan. Estos junto al PNV (otros que en su casa no, pero en Montija sí) se han abstenido hace unos días en el senado de prohibirlo. Sea como sea una pancarta que rezaba: “Fracking NO ni ahora ni después de las elecciones” se ha visto hoy por las calle de la ciudad medinesa y deja muy a las claras el sentir de todos y la preocupación de otros que ven como sus castillos de arena se les desboronan entre esos dedos que una vez tras otra han votado aquello que el partido les reclamaba y contrariaba a sus vecinos.
 
Y cierto es que esa pancarta nos explica que el voto del miedo que tanto han utilizado se les volverá en contra. Ya no valen esas monsergas de que si no ganan se perderán las subvenciones. No, eso ya no cuela. Porque ya sabemos que gane quien gane el 24 de mayo, los ingresos de nuestros ayuntamientos llegarán de donde siempre han llegado: de nosotros mismos, de los impuestos que pagamos. Ya ha nadie engañan porque hemos aprendido que entre impuestos y tasas (IBI, Plusvalías, agua, saneamiento, licencias de obras, vados, vehículos…) se recauda casi el 80% de los ingresos municipales, el resto viene de aportaciones del Estado y de las Comunidades Autónomas, que no olvidemos también antes ha salido de nuestros bolsillos con la renta y demas. Y todo ello insisto es directo, gobierne quien gobierne. Otra cosa diferente es como se gasta ese dinero. Otra cosa diferente es como se reparte y se gestionan esos ingresos. En que se va la pasta. ¿Cuánto se debe por hacer inservibles obras que no se necesitan o que solo generan gastos y fueron construidas para mayor gloria del concejal de turno?. ¿Cuánto se dedica a pagar empleados municipales cuyo número se multiplica al acercarse cada mayo bisiesto?. ¿Cuánto ganan alcaldes y concejales por supuesta dedicación exclusiva?. ¿Cuánto se dedica a cada cosa? Eso es lo que no cuentan, eso se lo callan porque no interesa que lo sepamos. No quieren por ejemplo que sepamos que debemos, por ejemplo en Villarcayo MCV, 1.420.000€. No es bueno que se sepa que en Villarcayo se destinan 2,88€ para programas de protección social por habitante, cuando la media en los municipios con los mismos habitantes es de 88,8€ o en Medina para lo mismo 0,73€ y en Espinosa 27,67€.
 
Por eso estamos ante el reto de poner en marcha ayuntamientos nuevos, limpios, sin miedos ni deudas de partido, sin prepotencia ni arrogancia y con ganas, con muchas ganas, de gestionar bien lo público, con transparencia y con la ayuda de la gente. Y por ello para acabar el corrido vuelvo a mentar algunas de las sabias palabras que Don Quijote aconsejó a Sancho antes que fuese a gobernar la ínsula, con otras cosas bien consideradas «Haz gala, Sancho, de la humildad de tu linaje, y no te desprecies de decir que vienes de labradores; porque, viendo que no te corres, ninguno se pondrá a correrte; y préciate más de ser humilde virtuoso que pecador soberbio… Nunca te guíes por la ley del encaje, que suele tener mucha cabida con los ignorantes que presumen de agudos…» (Cap. LXII Libro II). Salud. Fracking NO, ni en Las Merindades, ni en ningún otro lugar.

“De otra manera es posible”


Pasado el vendaval andaluz con más pena que gloria para casi todos, surgen ahora múltiples incógnitas sobre qué pasará en las siguientes citas con las urnas. Parece que los españoles hemos abierto los ojos ante la situación a la que nos han llevado estos recortadores de derechos y libertades que se ha demostrado que no era la acertada. Bien es cierto que quizás no sea algo que se pueda llevar al resto del País, pero si deja claro que los proyectos basados en plataformas ciudadanas independientes cogen fuerza y son la opción para muchas personas hartas de este bipartidismo de políticos acomodados y alejados de la realidad. Y lo que es aún más claro es que tenemos una ocasión muy cercana para cambiarlo. Una ocasión para defender y recuperar los derechos que hemos perdido en sanidad, en educación o en servicios sociales. Una ocasión para para apostar por las energías limpias, el cuidado del medio ambiente y el desarrollo sostenible. Pero esto evidentemente ni quieren ni pueden hacerlo aquellos que nos lo quitaron. Aquellos que mantienen su apoyo hipócrita al fracking. Esos que desde la administración más cercana a la gente, no han servido los intereses de las personas, sino a los negocios de unos pocos. Es el momento de hacer las cosas de otra manera. De garantizar y respetar los derechos y de ser equitativo en las obligaciones y cargas. De abrir las ventanas y de ser transparentes en la gestión de lo público como única manera de acercar la administración a sus legítimos dueños, las personas. 
 
De que había otra manera de hacer las cosas hay un ejemplo palpable y rotundo: el que ya se conoce como ‘milagro islandés'. Resulta que este helado país, no precisamente industrial, ni turístico, que vive casi exclusivamente de la pesca, no hizo ni caso a las recetas económicas de la Merckel y compañía. Estos islandeses no se amilanaron ante las amenazas a pesar de que en 2008 perdieron casi un 8% de su riqueza. Todo lo contrario que en España,  dejaron caer sus bancos y nada quisieron saber de austeridad. Defendieron el modelo nórdico de bienestar social y subieron los sueldos hasta un 6%. El resultado es que estos tipos no se han hundido en el fondo de la crisis, es más, en 2013 crecieron un 3,5%, en 2014 un 1,8% y para este año hablan que crecerán otro 3,5%. Tiene su banca saneada y con un 4%, el paro es el más bajo de Europa. Según el FMI, una economía pujante y de las mejores de Europa. Pero fue posible porque lo primero que hicieron fue juzgar y meter en la cárcel a los que les habían llevado a la ruina. Al revés que en España donde siguen empeñados en hacernos creer lo contrario. Donde siguen quitándonos derechos y libertades aprobando leyes como la Ley Mordaza, que nos devuelve a épocas del blanco y negro y del chaparro de El Ferrol. Ley que hasta la ONU ha pedido al gobierno que retire pues "amenazan con violar derechos y libertades fundamentales de los individuos" y "socavan los derechos de manifestación y expresión" en el país. 
 
Esos mismos personajes, capitaneados por un tal Soria, insisten en agujerear nuestra tierra, en buscar el maná gasístico. Que defienden los intereses de oscuras empresas en lugar de los de los seres vivos. Empresas que llenan los buzones de destructivos panfletos de caro papel, basados en un modelo energético destructivo de mentiras y egoísmo. Pero nada dicen sobre que ninguno de los casi 70 pozos perforados mediante fracking en Polonia ha dado lugar a la producción comercial de gas. Tampoco dicen que allá en Estados Unidos, en Maryland, otros representantes del pueblo por ley han declarado “Actividad Ultrapeligrosa” al fracking. A Soria y compañía nada les preocupa los componentes trascendentales de la vida: “La Tierra y el agua”. Quiero acabar este corrido con unos versos que sobre ellos escribió Miguel Hernández, “el poeta de la tierra”, el de para la libertad aquel cuyo aniversario de su muerte fue el día 28. Hernández, concebía la tierra como madre, que nos vio nacer y que nos acogerá tras la muerte. Tierra y agua que no se pueden vender, porque son la vida y su germen. «La tierra que removía con la reja y con la yunta / se alzaba de punta a punta / ruidosamente sombría. / La tierra se descubría / y abría su espesa rosa, / y al preparar una fosa / para la lluvia y la mies / le tiraba de los pies / como una novia celosa» (El labrador de más aire. Escena III. 1937). Salud.