domingo, 6 de diciembre de 2015

“Irresponsable permisividad”


He vuelto a leer el mensaje del gran jefe Seattle al presidente yanqui en 1855 cuando éste pretendió comprarle sus tierras y confinar a su tribu en una reserva. Su alegato lo define esta frase “nosotros somos una parte de la tierra”. Lo escribió a mediados del siglo XIX pero aún expresa una visión de la naturaleza que puede trasladarse a lo que muchos pensamos que son Las Merindades. «Esta tierra es sagrada para nosotros. Esta agua brillante que se escurre por los riachuelos y corre por los ríos no es apenas agua, sino la sangre de nuestros antepasados…Trata a su madre, a la tierra, a su hermano y al cielo como cosas que puedan ser compradas, saqueadas, vendidas como carneros o adornos coloridos. Su apetito devorará la tierra, dejando atrás solamente un desierto.»
 
Tras releerlo me puse a juntar palabras, unas pocas horas antes que en Paris se reuniera la cumbre del clima. Y cuanto más avanzaba en el texto más miedo me daba lo que mi mente ordenaba que mis dedos escribieran. Pensaba al tiempo del tecleo que no es cumbre lo que se necesita sino sentido común. Y ese sentido común no parece que hará acto de presencia en la Ciudad de la Luz. No lo hará pues quienes allí acuden lo hacen manejados por hilos de oscuros intereses a los que no pueden desobedecer. Me acongoja saber que Mario Rajoy será uno de los que han de decidir cuál será nuestro futuro medioambiental para los próximos años o quizás para siempre. Sí, el ínclito señor del plasma y comentador deportivo. Ese, el que en lugar de energías limpias apuesta por reabrir Garoña o dejar Las Merindades como un queso gruyer con el fracking para gloria y beneficio de nativos especuladores y canadienses mercaderes de destrucción y ruina.
 
Marianocho Recortes será uno de los obedientes que levantará la mano para aprobar un acuerdo de intenciones que no tendrá calendario de actuación ni cumplimiento. En resumen la cumbre se convierte en la cumbre del negocio. Una vez más será el claro ejemplo de la irresponsable permisividad con la que se decide el futuro del planeta. Esa misma actitud irresponsable que carece del principio de prudencia que en las decisiones han de tener los representantes del pueblo. Aquí ya lo tenemos claro. La imprudencia fue la que decidió aprobar las autorizaciones de fracking en España. Conviene recordar en fechas tan señaladas, que de las 14 autorizaciones de investigación y concesión de fracking aprobadas en el territorio de Castilla y León, 12 de ellas las aprobó el gobierno de ZP, aunque no es menos cierto que el silencio cómplice del PP durante estos años nada ha hecho por evitar el desastre. Es más, uno tras otro todos los intentos de los arrepentidos socialistas por frenar el asunto en Valladolid o Madrid, han sido vetados por los populares demostrado así su interesada defensa de la barbaridad. Pero si nos centramos en nuestra comarca y en concreto en Villarcayo, es seguro que si se hubiera escuchado a la oposición desde el primer momento o aquella que podía pelear desde la presidencia de la comisión de medio ambiente de las cortes de Castilla y León lo hubiera hecho, tal y como pedíamos los vecinos, seguramente ahora no estaríamos en tan peligrosa situación.
 
Es por eso que cada día tengo más claro que nadie nos defiende allí donde se decide. Es duro comprobar que cuando toca tomar una decisión para nosotros crucial, se pelean por ver quien cobra sueldo, hasta los recién llegados de Podemos se preocupan más de su poltrona que hacer que Castilla y León se libre del fracking. Debemos seriamente en este punto decidir si seguimos formando parte de esta farsa o marcharnos y luchar solos por defender Las Merindades.
 
Sigo y seguiré defendiendo el noble arte de insistir, como uno más de los cientos de insistencialistas que viven en esta noble tierra de la España del divorcio entre el pueblo y las minorías dirigentes, esas que quieren hacernos sentir como los afortunados del gas. Yo prefiero hacer caso al amigo Sancho Panza: «he oído decir que esta que llaman por ahí Fortuna es una mujer borracha y antojadiza, y sobre todo ciega, y, así, no ve lo que hace, ni sabe a quién derriba ni a quién ensalza..» (Cap. LXVI Libro II). Por cierto, piensa de verdad lo que haces el 20D. Buenas fiestas tengas y disfrutes. Salud.

“Perdone las molestias”


Otra vez me ha vuelto a pasar. Escrito y claro tenía el corrido que tocaba y llega el viernes 30 y me la prepara la bancada de enfrente. Si, esa bancada que bajo la norma de convertir en territorio hostil el salón de plenos pronuncia lealtad y construcción y practica derrota y aniquilación. Esa misma que bajo el feroz caudillaje de quien ha dirigido las riendas con mano de hierro más de cuatro lustros se empeña en jugar con el bienestar y el futuro de todos los vecinos, mediante una huida hacia delante para reivindicar el trono perdido por encima de todo. 
 
Resulta cuanto menos ruin que se utilice la política, la representación que te han dado los vecinos, para sustentar el ego personal. La manida frase de que en política no vale todo está nuevamente de moda y estos días que se acercan de campaña será muy empleada entre bailes y hormigueros. Pasaron y vuelven nuevamente días de imitadores de Maquiavelo, de personas con una concepción totalmente diferente de la sociedad. Donde aparece la cara perversa y egoísta con la que este florentino describía la naturaleza humana, que solo se preocupa por su seguridad y por aumentar su poder sobre los demás, gobernando con astucia y sin escrúpulos morales. Y su éxito llega al lograr hacerse con el poder para ejercerlo de la manera más intensa y prolongada posible, tratando de permanecer en él lo más que pueda y volver a intentar recuperarlo por todos los medios si lo pierde.
 
El miedo a perder protagonismo y su incontrolable soberbia les hace ponerse en la piel del príncipe, queriendo como él, demostrarse lo imbéciles que somos la plebe, pensando que somos incapaces de comprender la vida de los poderosos más allá de lo espectacular y callejero. Creen que hablamos mucho, pensamos torpemente y actuamos siempre del mismo modo. Solo ellos tienen la razón y el conocimiento. Por eso el mensaje de Maquiavelo ahora nos lo venden por pantalla, nos bombardean desde la prensa, mediante adláteres pagafavores en las redes sociales que crean corrientes de opinión, que no de información y que son creadas y alimentadas por ellos mismos.
 
Por ello alguien que dice conocer la ley, que supuestamente le sobra experiencia, no debe usar ésta en el último minuto para alimentar su ego personal que utiliza como motor de la sinrazón. Y si no haces lo que te exigen te amenazan con la justicia, que al ser lenta, paraliza los destinos de todo un pueblo y el bienestar de sus vecinos. Hay que ser honestos y justos tanto en la victoria como en la derrota.
 
Muchos de nosotros no somos discípulos de Maquiavelo, venimos de esa parte de los pecheros, del pueblo llano, de esa a la que se nos tenía prohibida la lectura del príncipe, porque podíamos acceder al conocimiento de los tejemanejes que se traen entre manos. Perdone las molestias pero nosotros, ese vulgo que nos dedicamos al reto de patronear las nave de nuestro pueblo, solo estamos preocupados en construir para todos, no para unos pocos.
 
También el sabio Caballero de la Triste Figura pone sobre aviso a su fiel Sancho sobre el peligro que tiene la soberbia incontrolada de aquellos que han perdido sus reinos y la lucha para recuperar un espacio que ellos han perdido por las tribulaciones de dirigentes venidos a menos gracias a sus propios errores. «Porque has de saber –dice Don Quijote– que en los reinos y provincias nuevamente conquistados nuca están tan quietos los ánimos de sus naturales, ni tan de parte del nuevo señor, que no se tenga temor de que han de hacer alguna novedad para alterar de nuevo las cosas, y volver, como dicen, y probar ventura; y así es menester que el nuevo poseedor tenga entendimiento para saberse gobernar, y valor para ofender y defenderse ante cualquier acontecimiento.» (Cap. XV Libro I). Salud, buenas noches y buena suerte.

sábado, 3 de octubre de 2015

“Bulle la vida”

 

Aparte de la importancia que se le da a que Ronaldo marque o no otro gol y supere a Raúl. Que la lesión de Messi le impida jugar el “trascendental y anual” clásico futbolero. Estamos en fechas que se antojan importantes para todos, no solo los futboleros, pues en Cataluña quizás se está jugando el partido del futuro de España. A la hora que escribo estas líneas aún no se sabe que ocurrirá, pero el comentario de todos y las encuestas vaticinan un resultado concreto. No quiero poner en tela de juicio la capacidad de aquellos que gobiernan para haber lidiado con mayor arte este morlaco, pero que lo vamos a hacer: “un vaso es un vaso y un plato es un plato”
 
La verdad es que Marianocho Recortes no sale de una y se mete en otra. ¿Cómo es posible que el presidente de España no conozca la Constitución y diga semejante parida para liar aún más el entuerto que el mismo provocó?. Sr. Rajoy que un ciudadanito de los muchos engañados por usted no conozca la Carta Magna es normal. Pero usted, el registrador más joven de España, aparte de abogado y político desde hace 34 años, no puede desconocerla y más con su capacidad para modificarla de forma exprés adaptándola a su gusto y conveniencia. Usted no puede errar, no puede desconocer que el artículo 11.2. dice que: ningún español de origen podrá ser privado de su nacionalidad. No falla, cada vez que le rehíla el ojo y le tiembla la pierna, es que la ha vuelto a cagar y ni el plasma le salva. 
 
Por eso de vez en cuando escucho solo 47 segundos a Pepe Mujica (expresidente de Uruguay) y entonces creo nuevamente en la política, me imagino que alguna vez una persona así puede gobernar mi País, con o sin Cataluña. «Inventamos una montaña de consumo superfluo, y hay que tirar y vivir comprando y tirando. Y lo que estamos gastando es tiempo de vida, porque cuando yo compro algo, o tú, no lo compras con plata, lo compras con el tiempo de vida que tuviste que gastar para tener esa plata. Pero con esta diferencia: la única cosa que no se puede comprar es la vida. La vida se gasta. Y es miserable gastar la vida para perder libertad.»
 
Y ese consumo frenético que plantea Mujica es el que ahora vacía el reloj de arena que cuenta el tiempo que queda para que nos construyan una montaña superflua. Una montaña que quiere enterrar las que aquí crecieron. Aquellas que vieron generación tras generación de personas que gastaron su vida aquí, pero lo hicieron de manera honesta, respetando la hermosura de la tierra, la hermosura de sus ríos, la hermosura de la vida. Y lo consiguieron también respetando el interior de esa tierra, su alma. La esencia de esa vida que crece y bulle en el exterior. Esa esencia que nos dará la fuerza necesaria para impedir que nos gasten la vida, que nos hagan perder la libertad de decidir qué es lo que queremos para esta noble tierra. Ya empiezan a verse banderas amarillas portando el mensaje de que Las Merindades gritan “#FackingNO”, aquí, en Nueva York, en la muralla china o en el Vaticano. Y estoy seguro que no tardarán en ondear en Valladolid y en Madrid, quieran o no Herrera y Rajoy.
 
Y repito lo que dije el mes pasado, no es cuestión de locura insensata, se trata de defender la felicidad, el primer desafío del medio ambiente y Las Merindades ni ningún otro lugar serán felices si les duele la tierra, si el fracking llega. Y por eso Cervantes hace ya 400 años puso en boca de Quijote las palabras que ayudaran a Sancho a entender las dos formas de manifestarse la hermosura: «Advierte, Sancho, que hay dos maneras de hermosura: una del alma y otra del cuerpo; la del alma campea y se muestra en el entendimiento, en la honestidad, en el buen proceder, en la liberalidad y en la buena crianza, y todas estas partes caben y pueden estar en un hombre feo; y cuando se pone la mira en esta hermosura, y no en la del cuerpo, suele nacer el amor con ímpetu y con ventajas. Yo, Sancho, bien veo que no soy hermoso, pero también conozco que no soy disforme, y bástale a un hombre de bien no ser monstruo para ser bien querido, como tenga los dotes del alma que te he dicho.» (Cap. LVIII Libro II). Salud  y gracias a las chicas viajeras por la foto.

sábado, 5 de septiembre de 2015

“Fractura”


No conozco acepción alguna de fractura que sea positiva. Cuando alguien usa ese término, rápido te viene a la cabeza algo roto o que se romperá irremediablemente. Es más si utilizamos su verbo el significado ya es demoledor: “Romper o quebrantar con violencia algo”. Ya solo por eso, por su nombre, hace pensar que nada bueno hay detrás de esa cosa con la que pretenden fracturarnos las entrañas.
 
Comentaba Alfonso, ese sabio vendedor de chiquitos de cuatro hojas, que para tener razón tienes que demostrarla y además te la tienen que dar. Cuan verdad como siempre existe es sus trastabilladas reflexiones. El maná gasístico, como nos lo venden aquellos que quieren darnos por aquel lugar donde la espalda pierde su noble nombre, es el cuento de la lechera, aquella cándida pastorcita que tanto soñar con riquezas, fracturó en cántaro. Un petróleo barato, está haciendo que la industria del fracking empiece a fracturarse. Y aunque este precio se recupere, las consecuencias de estos meses de caída de la demanda por el parón del consumo de gigante chino, harán que no se recuperen muchas de las industrias que han cerrado, despedido al personal o directamente han quebrado. 
 
Y aunque tenemos la razón, como dice Alfonso, tenemos que demostrar que es así. A lo ya dicho de la situación de fractura económica del negocio, cada día aparecen nuevas razones que demuestran que el fracking fractura todo lo que toca. Algunos opinan que la máquina herramienta necesaria para este asunto generará riqueza y empleo. Nada más lejos de la realidad. Los componentes vendrán de yanquilandía, de aquellas instalaciones que se están desmantelando día tras día. Vendrán como chatarra de segunda mano que aquí ajustaran y montaran un puñado de obreros especializados, también yanquis, también de segunda mano. La poca mano de obra necesaria será empleo temporal precario, mal pagado y nada especializado. Pero por estas tierras habrá tambien quienes saquen beneficiados  y serán los de las canteras, los vendedores de combustible, las plantas de hormigón y los camiones de transporte. Aunque todo ello será temporal y precario, como todo. Para el resto ya sabemos lo que nos traerá, fractura social, fractura económica, fractura de la salud, fractura patrimonial y fractura medioambiental. En definitiva el fracking o fractura hidráulica nos fracturara la vida y el futuro, acabando con aquello que heredamos. Estas y otras muchas cosas creo demuestran que tenemos razón para no querer ninguna de esas fracturas, ni aquí ni en ningún sitio.
 
Pero también es cierto que esa razón que tenemos nos la tiene que dar y ese es el problema. Aquellos que tienen la decisión en sus manos no parecen estar por la labor. Aquellos que deciden por nosotros, aquellos que nos representan, son juez y parte en este litigio. Protegen al chatarrero. Nada les importamos pues somos un puñado de votos. Por eso el 12 de septiembre, nos manifestamos. Tenemos que hacer honor a nuestra historia y como pueblo de behetrías debemos exigir liberarnos del yugo feudal que nos gobierna. El 12 de septiembre tenemos que decirle a Herrera, Soria y Rajoy que esta tierra ya lucho durante 200 años para lograr ser libre de señores feudales y lucharemos otros 200 si hace falta para conseguir unas Merindades de Castilla Vieja libres de fracking, libres de fractura hidráulica. Otros ya lo han conseguido, nosotros también lo haremos. Y si no en noviembre o diciembre se lo diremos en las urnas. Porque no es cuestión de locura insensata, de anhelos irreprimibles; es una cuestión de razón y justicia.
 
Aquí acabo el corrido citando una vez más las sabias palabras del Caballero de la Triste Figura que con su mente soñadora y en sus destellos de lucidez habla de esta manera a su fiel Sancho, tras la aventura de la cueva de Montesinos: «Como me quieres bien, Sancho, hablas desa manera, y como no estás experimentado en las cosas del mundo, todas las cosas que tienen algo de dificultad te parecen imposibles; pero andará el tiempo, como otra vez he dicho, y yo te contaré algunas de las que allá abajo he visto, que te harán creer las que aquí he contado, cuya verdad ni admite réplica ni disputa » (Cap. XXIII Libro II). Salud. #12SFrackingNO. Acude.

“Mirando al dedo cuando alguien apunta a la Luna”


El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, no deja de acreditar su solidez intelectual soltando joyitas dignas del club de la comedia. El año pasado en una entrevista en el periódico Cinco Días nos dejó una de sus mejores intervenciones afirmando: “hay países que están mirando al modelo de estándares de España para intentar resolver el problema que también tienen con las renovables”, a lo que la periodista pregunta, “¿Qué países?” a lo que replica categórico, preciso y viniéndose arriba: “No lo sé aún”. Este es el principal problema de este personaje, que aún sigue sin saberlo. No sabe que con cada medida que va tomando en los años que lleva de ministro para supuestamente eliminar el déficit de tarifa solo ha conseguido alejar la inversión por la falta de credibilidad, arruinar a cientos de empresas de renovables y a miles de pequeños inversores particulares. Aparte todo ello y según Eurostat (es como el INE de la Unión Europea) en su informe de mayo de 2015, analiza la evolución de precios de la electricidad (sin impuestos) para consumidores domésticos, en comparación con el resto de países europeos, desde 2011 hasta 2014, por semestres, demostrando  que en España el precio se ha incrementado en un 31% en esos 5 años, además de ser el 4º país de Europa donde la gente paga más por la electricidad. (Fuente http://appsso.eurostat.ec.europa.eu/nui/show.do?dataset=nrg_pc_204&lang=en).

El tipo aún no se ha enterado que no queremos, sobre todo aquí en Las Merindades, que se abran las puertas al fracking, que se llene de agujeros artificiales nuestro suelo. Y no lo queremos porque esta manera de extracción de gas no convencional, tiene unos efectos terribles para el medio ambiente, además de ser el principal error del modelo energético pues se queman combustibles finitos y se aumentan los emisores de gases de efecto invernadero. El ministro, no sabe aún, o no lo quiere saber, que el decreto que tiene preparado para el autoconsumo es el más restrictivo de todo el mundo. Y que corta la posibilidad a los ciudadanos de producir la energía que consumen a un precio más bajo que el que ofrece el sistema eléctrico, porque parece que aún tampoco sabe que España es el país de la UE donde es más barato producir energía a partir del sol o el viento, pues en aquellos emplazamientos más soleados, el precio del kWh generado puede estar por debajo de los 10 céntimos. Es por eso que este personaje es el tonto que coge un camino, y cuando el camino se acaba, el tonto sigue. “No lo sé aún”, ¡claro que no lo sabes!. Pero nosotros si nos hemos dado cuenta que su gestión deja muy claro pues es de los que se quedan mirando al dedo cuando alguien apunta a la Luna. Y eso es muy serio.
 
No se le puede poner un paraguas a todo aquel que quiera obtener energía del astro rey. No se puede pretender que paguemos por algo que es de todos. Incluso el propio Don Quijote recita unos versos para pedir ayuda al sol para que este ilumine los pasos de gobierno de su amigo Sancho cuando tomo posesión como gobernador de Barataria: «¡Oh perpetuo descubridor de los antípodas, hacha del mundo, ojo del cielo, meneo dulce de las cantimploras, Timbrio aquí, Febo allí, tirador acá, médico acullá, padre de la poesía, inventor de la música, tú que siempre sales y, aunque lo parece, nunca te pones! A ti digo, ¡oh sol, con cuya ayuda el hombre engendra al hombre!, a ti digo que me favorezcas y alumbres la escuridad de mi ingenio, para que pueda discurrir por sus puntos en la narración del gobierno del gran Sancho Panza, que sin ti yo me siento tibio, desmazalado y confuso» (Cap. XLV Libro II). Salud.

miércoles, 3 de junio de 2015

“La nueva rebelión”


Pasó el mayo bisiesto por Las Merindades despertando letargos. Sus últimos días fueron como los primeros, de manifestaciones populares. Los primeros por las calles y los segundos de interior. Hacía ya tiempo que se empezaba a mascar otro ambiente, ese que hizo que la mañana del 25 amaneciera como más limpia, más clara, como diferente. Ese lunes miles de sonrisas se dibujaban en las caras hasta ahora apáticas de muchos vecinos. Rostros resignados se tornaron cómplices, deseosos de contar cosas, de regocijarse de lo vivido solo unas horas antes.
 
Pues cierto es que la noche del 24 de mayo fue diferente en Las Merindades, en Burgos y en España. El mapa teñido de azul que dibujaba nuestro País se fue haciendo multicolor a medida que pasaban las últimas horas de esa jornada. La expectación ciudadana crecía a medida que los sondeos se convertían en datos. Números, siglas y colores muy diferentes a los de otros años. Plataformas o colectivos ciudadanos, que dieron el paso hacia la política, hastiados de tanta corrupción, tanto mangoneo, tanto descaro, tanta desvergüenza y tanta lejanía con la gente por parte de las grandes empresas electorales, se convirtieron en los protagonistas de la fiesta de la Democracia. Mucha gente harta de tanto chalaneo decidieron expresar su cabreo llenando las urnas de papeletas de renovación, de ilusión, de otra oportunidad. Barcelona o Madrid comenzaron rompiendo los encorsetados moldes y dieron el grito del nuevo tiempo cambiando radicalmente el espectro político hacia opciones ciudadanas distintas a los aparatos monolíticos tradicionales. En los pueblos, donde las elecciones locales son más cercanas por el conocimiento directo de los candidatos, la cosa siguió el mismo guión. Bastiones tradicionales de impensable caída se tambalean ante el empuje de nuevas formas e ideas. Aquí en la comarca, Medina y Villarcayo son los ejemplos más notables de ese cambio. En este último municipio, en 2011, 1 de cada 2 votos dieron el gobierno al Partido Popular. En 2015, 2 de cada 3 le están pidiendo que se vaya, que ya es hora de dar paso a otras opciones diferentes.
 
Ese reto de poner en marcha ayuntamientos nuevos, limpios, sin miedos ni deudas de partido, sin prepotencia ni arrogancia y con ganas de gestionar bien lo público, con transparencia y con la ayuda de la gente, empieza a calar en nuestros pueblos y ciudades. Parece que el desprecio, la hipocresía, el engaño y el trato a los vecinos como si fuesen una iletrada masa borreguil, se les ha vuelto en contra dándoles en el morro de la realidad pero sin contemplaciones. 
 
Decía Francisco Umbral en su discurso al recoger el premio Cervantes, refiriéndose a El Quijote, que con su creación nació la primera rebelión española del intelectual aburguesado, la primera revolución burguesa del hidalgo antecedente y el primer motín del castellano pueblo, un motín de uno solo, Sancho, que vale por todos los que vendrán.  Quizás hemos comenzado una nueva rebelión este mes de mayo y a partir de ahora, el hombre que no haga esa revolución interior, que no pegue ese salto vecinal, será comido por el poder, amortajado por lo establecido y muerto de asco.
 
Pero también se debe ser cauto en este envite, pues no se puede despreciar a quienes durante tantos años han sustentado los resortes del poder, pues conocen el medio, los modos y aún tienen fuerza para calcinar ilusiones y reventar esperanzas. Así, don Quijote quiso darle un último consejo a su fiel escudero Sancho, antes de que este cogiera las riendas de la ínsula de Barataria: «Este último consejo que ahora darte quiero, puesto que no sirva para adorno del cuerpo, quiero que le lleves muy en la memoria, que creo que no te será de menos provecho que los que hasta aquí te he dado: y es que jamás te pongas a disputar de linajes, a lo menos comparándolos entre sí, pues por fuerza en los que se comparan uno ha de ser el mejor, y del que abatieres serás aborrecido, y del que levantares en ninguna manera premiado. …Señor -replicó Sancho-, si se imagina que por ser gobernador me ha de llevar el diablo, más me quiero ir Sancho al cielo que gobernador al infierno.» (Cap. LXIII Libro II). Salud.

domingo, 17 de mayo de 2015

"El mayo bisiesto"


En la mañana del 3 de mayo recorrí Medina de Pomar junto a muchas personas bajo un solo lema “FrackingNo, ni aquí ni en ningún sitio”. Se ha visto de todo e incluso caras poco acostumbradas a estos maitines del populacho. Cierto es que no sobraba nadie, pero no es menos cierto que algunos estaban demás. Pero si algo queda nuevamente claro es que Las Merindades están en lucha contra esta sinrazón que el Ministro Soria y toda su corte de diputados y senadores nos quieren colocar desde la lejanía de la capital y el desconocimiento de esta noble tierra. Hoy 3 de mayo, gentes de Las Merindades o de otras tierras y muchos de los que aquí pasan parte de sus días, han hecho una vez más un ejercicio de sentido común ante este atentado contra la naturaleza y el futuro de nuestros hijos. Hoy el pueblo sencillo y cansado le ha espetado al Gobierno del PP que la dependencia energética no es más que el cuento con el que quieren tapar los favores hacia las grandes empresas frakingneras. Alemania o Francia también tienen esa dependencia y en cambio han prohibido esta técnica porque afecta a sus habitantes. Cataluña ha dicho no a la fracturación hidráulica, pero en su tierra, a los demás que nos zurzan. Estos junto al PNV (otros que en su casa no, pero en Montija sí) se han abstenido hace unos días en el senado de prohibirlo. Sea como sea una pancarta que rezaba: “Fracking NO ni ahora ni después de las elecciones” se ha visto hoy por las calle de la ciudad medinesa y deja muy a las claras el sentir de todos y la preocupación de otros que ven como sus castillos de arena se les desboronan entre esos dedos que una vez tras otra han votado aquello que el partido les reclamaba y contrariaba a sus vecinos.
 
Y cierto es que esa pancarta nos explica que el voto del miedo que tanto han utilizado se les volverá en contra. Ya no valen esas monsergas de que si no ganan se perderán las subvenciones. No, eso ya no cuela. Porque ya sabemos que gane quien gane el 24 de mayo, los ingresos de nuestros ayuntamientos llegarán de donde siempre han llegado: de nosotros mismos, de los impuestos que pagamos. Ya ha nadie engañan porque hemos aprendido que entre impuestos y tasas (IBI, Plusvalías, agua, saneamiento, licencias de obras, vados, vehículos…) se recauda casi el 80% de los ingresos municipales, el resto viene de aportaciones del Estado y de las Comunidades Autónomas, que no olvidemos también antes ha salido de nuestros bolsillos con la renta y demas. Y todo ello insisto es directo, gobierne quien gobierne. Otra cosa diferente es como se gasta ese dinero. Otra cosa diferente es como se reparte y se gestionan esos ingresos. En que se va la pasta. ¿Cuánto se debe por hacer inservibles obras que no se necesitan o que solo generan gastos y fueron construidas para mayor gloria del concejal de turno?. ¿Cuánto se dedica a pagar empleados municipales cuyo número se multiplica al acercarse cada mayo bisiesto?. ¿Cuánto ganan alcaldes y concejales por supuesta dedicación exclusiva?. ¿Cuánto se dedica a cada cosa? Eso es lo que no cuentan, eso se lo callan porque no interesa que lo sepamos. No quieren por ejemplo que sepamos que debemos, por ejemplo en Villarcayo MCV, 1.420.000€. No es bueno que se sepa que en Villarcayo se destinan 2,88€ para programas de protección social por habitante, cuando la media en los municipios con los mismos habitantes es de 88,8€ o en Medina para lo mismo 0,73€ y en Espinosa 27,67€.
 
Por eso estamos ante el reto de poner en marcha ayuntamientos nuevos, limpios, sin miedos ni deudas de partido, sin prepotencia ni arrogancia y con ganas, con muchas ganas, de gestionar bien lo público, con transparencia y con la ayuda de la gente. Y por ello para acabar el corrido vuelvo a mentar algunas de las sabias palabras que Don Quijote aconsejó a Sancho antes que fuese a gobernar la ínsula, con otras cosas bien consideradas «Haz gala, Sancho, de la humildad de tu linaje, y no te desprecies de decir que vienes de labradores; porque, viendo que no te corres, ninguno se pondrá a correrte; y préciate más de ser humilde virtuoso que pecador soberbio… Nunca te guíes por la ley del encaje, que suele tener mucha cabida con los ignorantes que presumen de agudos…» (Cap. LXII Libro II). Salud. Fracking NO, ni en Las Merindades, ni en ningún otro lugar.

“De otra manera es posible”


Pasado el vendaval andaluz con más pena que gloria para casi todos, surgen ahora múltiples incógnitas sobre qué pasará en las siguientes citas con las urnas. Parece que los españoles hemos abierto los ojos ante la situación a la que nos han llevado estos recortadores de derechos y libertades que se ha demostrado que no era la acertada. Bien es cierto que quizás no sea algo que se pueda llevar al resto del País, pero si deja claro que los proyectos basados en plataformas ciudadanas independientes cogen fuerza y son la opción para muchas personas hartas de este bipartidismo de políticos acomodados y alejados de la realidad. Y lo que es aún más claro es que tenemos una ocasión muy cercana para cambiarlo. Una ocasión para defender y recuperar los derechos que hemos perdido en sanidad, en educación o en servicios sociales. Una ocasión para para apostar por las energías limpias, el cuidado del medio ambiente y el desarrollo sostenible. Pero esto evidentemente ni quieren ni pueden hacerlo aquellos que nos lo quitaron. Aquellos que mantienen su apoyo hipócrita al fracking. Esos que desde la administración más cercana a la gente, no han servido los intereses de las personas, sino a los negocios de unos pocos. Es el momento de hacer las cosas de otra manera. De garantizar y respetar los derechos y de ser equitativo en las obligaciones y cargas. De abrir las ventanas y de ser transparentes en la gestión de lo público como única manera de acercar la administración a sus legítimos dueños, las personas. 
 
De que había otra manera de hacer las cosas hay un ejemplo palpable y rotundo: el que ya se conoce como ‘milagro islandés'. Resulta que este helado país, no precisamente industrial, ni turístico, que vive casi exclusivamente de la pesca, no hizo ni caso a las recetas económicas de la Merckel y compañía. Estos islandeses no se amilanaron ante las amenazas a pesar de que en 2008 perdieron casi un 8% de su riqueza. Todo lo contrario que en España,  dejaron caer sus bancos y nada quisieron saber de austeridad. Defendieron el modelo nórdico de bienestar social y subieron los sueldos hasta un 6%. El resultado es que estos tipos no se han hundido en el fondo de la crisis, es más, en 2013 crecieron un 3,5%, en 2014 un 1,8% y para este año hablan que crecerán otro 3,5%. Tiene su banca saneada y con un 4%, el paro es el más bajo de Europa. Según el FMI, una economía pujante y de las mejores de Europa. Pero fue posible porque lo primero que hicieron fue juzgar y meter en la cárcel a los que les habían llevado a la ruina. Al revés que en España donde siguen empeñados en hacernos creer lo contrario. Donde siguen quitándonos derechos y libertades aprobando leyes como la Ley Mordaza, que nos devuelve a épocas del blanco y negro y del chaparro de El Ferrol. Ley que hasta la ONU ha pedido al gobierno que retire pues "amenazan con violar derechos y libertades fundamentales de los individuos" y "socavan los derechos de manifestación y expresión" en el país. 
 
Esos mismos personajes, capitaneados por un tal Soria, insisten en agujerear nuestra tierra, en buscar el maná gasístico. Que defienden los intereses de oscuras empresas en lugar de los de los seres vivos. Empresas que llenan los buzones de destructivos panfletos de caro papel, basados en un modelo energético destructivo de mentiras y egoísmo. Pero nada dicen sobre que ninguno de los casi 70 pozos perforados mediante fracking en Polonia ha dado lugar a la producción comercial de gas. Tampoco dicen que allá en Estados Unidos, en Maryland, otros representantes del pueblo por ley han declarado “Actividad Ultrapeligrosa” al fracking. A Soria y compañía nada les preocupa los componentes trascendentales de la vida: “La Tierra y el agua”. Quiero acabar este corrido con unos versos que sobre ellos escribió Miguel Hernández, “el poeta de la tierra”, el de para la libertad aquel cuyo aniversario de su muerte fue el día 28. Hernández, concebía la tierra como madre, que nos vio nacer y que nos acogerá tras la muerte. Tierra y agua que no se pueden vender, porque son la vida y su germen. «La tierra que removía con la reja y con la yunta / se alzaba de punta a punta / ruidosamente sombría. / La tierra se descubría / y abría su espesa rosa, / y al preparar una fosa / para la lluvia y la mies / le tiraba de los pies / como una novia celosa» (El labrador de más aire. Escena III. 1937). Salud.

sábado, 14 de marzo de 2015

“Legado de nuestros padres, herencia de nuestros hijos”

   Para acabar el mes yantamos un grupo de amigos en el Rapa un puchero de alubias con sus divinos sacramentos que nos hicieron subir a los altares del placer gastronómico. Relatábamos entre bocado y bocado de alubias, tocino, oreja o costillas, que son estos momentos los que nadie puede quitarnos, esos de charla y chanza en buena compañía. Pero en los que también salen preocupaciones,  pesares o desvelos. Y es que el mes que se ha ido, lo ha hecho haciendo honor a su fama de loco con días 28. Loco en todos los sentidos y sobre todo en lo meteorológico con nieve, lluvias, aire y la peor riada de los últimos años. Todavía queda nieve en las alturas pero parece que las aguas vuelven a su cauce y no gracias precisamente a la confederación. En el camino ha dejado un reguero de destrozos, cientos de afectados y sobre todo muchas dudas: ¿aprenderán de los errores quienes tienen que hacerlo?, ¿se podrán limpiar ciénagas sin que te multen?, ¿se limpiaran calles y carreteras cuando nieva?, ¿se arreglaran instalaciones para evitar estar varios días sin teléfonos o televisión?, ¿se preverán medidas de choque para el transporte público, servicios médicos y sociales?, ¿se analizará de manera sosegada el porqué de la avenidas para evitarlas?, ¿se exigirán responsabilidades e indemnizaciones en tiempo y forma?. Me temo que la cosa será complicada y actuarán como siempre, foto con cara de circunstancia, promesas vacías y la losa del tiempo como solución y remedio para taparlo todo. Al final el barro irá desapareciendo pero no lo hará el temor a sus lodos.

  También febrerillo el loco nos dejó una desalmada, unilateral e interesada propuesta que golpeó nuestra realidad a modo de colleja. Desde la seguridad de la lejanía, con gran boato y despliegue de medios, nos enteramos que éramos destinatarios del premio gordo del nuevo sueño americano: el fracking. Las Merindades habían sido elegidas para desarrollar ese que dicen es un sector estratégico, ese que llaman energético. Ese sector importante para los españoles que los gobiernos de Aznar y ZP malvendieron a empresas privadas a cambio de cómodos sillones en consejos de administración bien pagados. Empresas privadas que solo buscan lucrarse y llevarse los beneficios fuera de nuestro País a cambio de unas migajas para los “beneficiados” y ruina y desolación para el resto. Empresas antes públicas y ahora en manos de mercados y manipulación respaldadas por decisiones políticas que modifican las leyes para legitimar sus tropelías por encima de la voluntad de la gente y en nombre de un supuesto interés general. Ese mismo interés que nos priva del derecho fundamental a decidir sobre qué futuro queremos para nosotros y sobre la herencia de nuestros hijos. Nos impiden a decidir por ley a todos nosotros, aquellos que sostenemos y hacemos posible otro sector estratégico como es la comida. O que podamos decidir sobre nuestra tierra, la que guarda en sus entrañas el germen de la vida: el agua. Esa misma fuente de vida que quieren envenenar con sus mentiras y sus productos químicos. Está demostrado que sin petróleo podemos vivir, pero no sin alimento o agua. Ya no es solo cuestión de destruir la riqueza medioambiental o la herencia cultural de Las Merindades. No es cuestión de perder la riqueza personal o material. Se trata de la vida. Porque el dinero no se bebe por mucho que se empeñen en que lo traguemos. Y es más, la empresas que sustentan ese sueño envenenado lo hacen sobre una base de responsabilidad de 4.500€ de capital, sostenidos por una maraña de sociedades extranjeras que vete tú a buscar el día de mañana cuando salga un problema.

Sabemos que luchamos contra molinos de viento, pero lo hacemos por un ideal, un sueño, una meta y contra un obstáculo. Igual que Don Quijote lucha contra los molinos terminando herido y en ridículo. Esa es la lucha contra los gigantes que nos dejan tan pocas opciones y posibilidades. Pero tenemos la certeza que se les puede ganar a ellos y a sus cómplices hipócritas, pero hace falta el coraje para empezar y nos sobran argumentos para hacerlo. En este sentido Alonso Quijano en su lecho de muerte nos ayudó en la lucha y dijo: «Yo tengo juicio ya, libre y claro, sin las sombras caliginosas de la ignorancia». (Cap. LXXIV, Libro II). Salud.

viernes, 20 de febrero de 2015

Derecho a Decidir


Creo que es el momento de que Las Merindades exijan su derecho a decidir y que los diferentes gobiernos sepan cual es el sentir de los habitantes, vecinos y visitantes sobre el Fracking. Debemos instar a las administraciones competentes la celebración de un referéndum vinculante para evitar la tragedia social, medioambiental, cultural e histórica que supondría la implantación de esta técnica sobre este noble territorio, Cuna de Castilla, de España y de nuestra cultura común.
Debemos exigir a nuestros ayuntamiento un pronunciamiento claro y contundente, sin ambigüedades e hipocresía de rechazo sobre esta técnica para aquí ni para ningún otro sitio. Debemos solicitar la colocación de pancartas o signos claros y evidentes de ese rechazo en nuestros edificios mas significativos.
La falta de acción significará el fin para esta tierra, la despoblación absoluta y la perdida irreparable de un medio natural privilegiado tomado prestado de nuestros hijos y heredado de nuestros ancestros, aparte de los intereses económico e inversiones personales de muchas personas.
Por todo ello unámonos en una sola voz ¡¡¡FRACKING NO!!! ni en Las Merindades, ni en ningún sitio.
Y ante la nueva campaña mediática sobre el Fracking, donde Las Merindades claramente salen mencionadas, y no precisamente para traernos bienestar social y económico, os dejo una recopilación de enlaces sobre esas informaciones.








sábado, 7 de febrero de 2015

"Mira no me engañes"

     Era principios de la década de 1990 cuando los países desarrollados entraron en una crisis económica y financiera que se alargó 7 años y cuyo origen fue el reventón de la burbuja inmobiliaria de Japón y que agravó la guerra del Golfo y sus consecuencias en las tensiones del precio del petróleo. En España, como las cosas vienen en diferido, gracias a la inversión pública entre 1990 y 1992 para levantar la Expo de Sevilla y las Olimpiadas de Barcelona, la cosa se dejó sentir dos años más tarde, pero a lo bestia. En solo dos años (93 y 94) pasamos del 17 a más del 24% del paro y el País sin un duro. Las cifras macroeconómicas que manejaba el gobierno de Felipe González eran alarmantes. La recesión no se podía parar, no había inversión y los beneficios de las empresas caían día tras día. El gobierno se aferró a fuertes inversiones públicas para atajar la sangría que en 1995 empezó a remitir, bajando el paro y con números positivos de crecimiento.

Ya en 1996 Aznar llegó a la Moncloa y cambio de estrategia económica bajo la batuta de un tal Rodrigo Rato (¿les suena?). El gobierno del Partido Popular, (siguiendo la estela de los últimos coletazos del Felipismo que fue cuando comenzaron las ventas de participaciones de las grandes empresas públicas como Endesa, Repsol, Argentaria o Telefónica y que significaron para el Estado unos ingresos de 10.200 millones de euros), apoyó la creación de empleo fundamentalmente en la venta total de esas empresas y alrededor de otras 50 más, entre ellas Tabacalera o Gas Natural además de las anteriores. En 8 años de mandato, pasaron a manos privadas y de muchos colegas, los sectores más estratégicas de la economía española, como la electricidad, el gas, el petróleo, el transporte o las telecomunicaciones. Con ello el Estado trincó un botín de 30.000 millones de euros y nació lo que ahora conocemos como “puertas giratorias”, o dicho de otra manera, despues de político influyente a un asiento bien pagado de un consejo de administración de esas empresas. Aznar también fundamentó su bálsamo de fierabrás para la creación de empleo en el sector de la construcción y sus industrias auxiliares. Este bálsamo animó el endeudamiento privado, la especulación y la burbuja inmobiliaria. Fruto de esa política de barro llegaron en 2008 los lodos de la crisis económica replicante de aquella de los 90 y que ahora padecemos. Si el lector compara estos datos con los del primer párrafo, verán que las grandes cifras se repiten y justo ahora estamos en el año séptimo y electoral. Pero aún le queda tiempo a Rajoy de hacer más  privatizaciones para hacer caja y aliviar el abultado déficit público en el que nos ha metido. Ahora quiere malvender Aena y Apuestas y Loterías del Estado. Quieren dividir Renfe en 4 compañías para regalar lo rentable a los colegas y dejar lo deficitario para todos. O hacer privada la gestión de los Paradores, la sanidad o los servicios sociales y por si fuera poco seguimos pagando una infames tasas judiciales.  

Pero de un análisis sencillo de este recorrido nos encontramos que durante ese tiempo los españoles hemos perdido por mandatos de terceros derechos civiles y sociales básicos, nuestro patrimonio y el poder sobre los sectores estratégicos de nuestra economía. Y todo ello gracias a los dictados de los mercados. Esos que colocaron y obligaron a sus peleles para que gobiernen al dictado de sus antojos. Esos que hicieron que nos endeudaran hasta los ojos para rescatar a los bancos en vez de a los ciudadanos. Esos mismos son los que nos quieren quitar hasta el símbolo del País: la alegría. España, ha sido un País de calle y taberna. De saber trabajar y saber divertirse. También históricamente ha sido un País alegre, con moral del pícaro, pero lleno de gente capaz y honrada, aunque siempre ensombrecido por un mosaico de canallas, ladrones y estafadores, ahora de cuello blanco y paseando libremente.

Ya lo dijo el escritor uruguayo Eduardo Galeano: "La economía mundial es la más eficiente expresión del crimen organizado". Qué razón tenía. Da pena ver como entre los jodidos mercados y la teutona han metido a los españoles en casa. Pretenden acabar con su sencillo realismo y su alegre optimismo. Por eso siempre intento acabar con El Quijote porque es el libro que mejor nos define sin duda alguna. Novela que no podía haber sido escrita en otro lugar. España es luces y sombras no solo en su paisaje sino en su vida y carácter. Así que ahora que se aproximan ruidos y promesas de aquellos que nos metieron donde estamos y que dicen tener la fórmula para sacarnos del pozo gracias a los  dictadas del poder económico, conviene que sepan que no somos tontos y que hasta Don Quijote, al que decían loco, cuando descubrió la verdad sobre Dulcinea dijo a Sancho Panza: «Mira no me engañes, ni quieras con falsas alegrías alegrar mis verdaderas tristezas». (Cap. X, Libro II). Salud y alegría que todo llega.

sábado, 10 de enero de 2015

"Buen Año y Buena Suerte"

Cuanto estos párrafos caigan en sus manos 2014 será historia (y vaya historia) y tendremos nuevecito un año clave para también esa nuestra historia, el cuarto año Mariano, el ultimo para según él de la gran cruzada triunfal. Y el mismo, Marianocho Recortes, se ha encargado en su ultima plasmarencia de prensa de aclarar que sigue hasta el final para dejar al siguiente, como ya dije otro día, con menos recursos y capacidad de maniobra que el lubricante de un supositorio.
 
Y es que es increíble, este diferido presidente o es un caradura redomado o tiene menos luces que el salpicadero de un panda; bueno, también puede pensar que somos tontos del culo. Nadie puede entender que se ocurra largar para acabar el año, que va a subir las pensiones un 0.25% (2€/mes de media) y el salario mínimo un 0,5% (3€/mes) y lo justifica diciendo que si no suben los precios no tiene porque subir los salarios. ¡Y se queda tan ancho!. Y no era una inocentada por la cercanía de la fecha. Pero nada dijo que el IPC de los productos básicos como la comida subió un 0,2%, eso se lo calla, no interesa que los españolitos sepan que nos cuesta más comer que el año pasado, aunque sea poco. Tampoco dice que los 648,60€ de salario mínimo es la menos de la mitad del de Francia, Bélgica u Holanda. O que en Alemania el paro es del 4.9% y el salario anual medio de 45.170€. Y lo cierto es que en España, después de tres años de triunfales medidas macroeconómicas, el salario medio es de 26.027€ y la tasa de paro ronda el 25%, a pesar de la huida de los inmigrantes y de la lacra de la emigración de nuestros compatriotas. Entiendo que algo no se está haciendo bien. Pero todo esto nada debe extrañar de un tipo al que tanto le traiciona el subconsciente. Hoy suelto que se ha acabado la crisis y mañana como he metido la gamba, salgo en el plasma y me desdigo. O convierte el dicho de los “brotes verdes” (por cierto eso lo decía el de antes) en “brotes bordes” posiblemente pensando en lo borde que es al decir tanta falsedad, aunque sabe que a base de repetir mentiras estas no se convierten en verdad.
 
Aparte de lo dicho, este mes hemos sabido que la infantita enamorada se sentará en el banquillo por lo que su hermano tuvo que cambiar el discurso sobre la marcha, aunque eso no impide que cada vez se parezca mas al tarta ingles Jorge VI con tantas meme. La cierto es que esta mujer en mi opinión debía acabar donde la ha mandado Castro con un par, si o si. Y es que si lo sabía y lo ha negado es cómplice. Y si no lo sabía, anamato. ¡Vamos hombre!, hasta el nombre de la empresa presagiaba algo raro llamándose Noos. Todo para mí pensaría el maridísimo, que en la calle sigue y con guardaespaldas pagados por la gente decente.
 
El 2015 que entra presiento será el año de que viene el coco. Todo el esfuerzo de las dos grandes empresas electorales se centrará en desacreditar a los rivales que puedan levantarles la manta. Todos sabemos y ahora con mas certeza, que esos empresarios del voto tienen los calzones manchados y por ello no pueden, deben, ni quieren airearlos ya que cuando los enarbolan, huelen y no precisamente a honradez. Aunque se caracterizará por la nueva puesta en escena de una de nuestras más ilustres referencias: el caciquismo. Esa necesidad imperiosa de algunos de controlar, mangonear y amedrentar a la gente para seguir con poder e influencia, aunque solo sea para desfilar como autoridad en las fiestas patronales. Esa necesidad de creerse y que le crean poderoso, se acrecienta sobremanera en nuestro entorno que siendo más cercano, asfixia. Esos señores que lo son gracias al voto de los mismos a los que caciquean practicaran su deporte favorito, la presión. Dicen con quien se puede o no hablar, en que bar entrar o no, o donde se hace la compra. Artes de otros tiempos, dormidas temporalmente y que reaparecen cual año bisiesto. Atentos que ya juegan.
 
Pero afortunadamente el año 2014 ha dado luz y abierto muchos ojos. Ojos que miran de otra manera. Ojos que empiezan a estar hartos de encantadores de serpientes, de mangantes y vividores de lo público. 2015 augura un paso adelante, un nuevo momento para este País. Momento que empezará en mayo y acabará con el año y donde seguro entre todos seremos capaces de dejar de ser la masa borreguil que nos creen. De conquistar castillos y ventilar alcobas. Nosotros estamos cambiando y con ello seguro que cambiará este País de gente capaz y honrada. Pero teniendo claro y sin olvidar que demasiado ego mata el talento, por ello no viene mal que leamos lo que Quijote decía a Sancho: «como no estás experimentado en las cosas del mundo, todas las cosas que tienen algo de dificultad te parecen imposibles; pero andará el tiempo, como otra vez he dicho, y yo te contaré algunas de las que allá abajo he visto, que te harán creer las que aquí he contado, cuya verdad ni admite réplica ni disputa. » (Cap. XXIII, Libro II). Salud. Buen año y buena suerte.