lunes, 1 de septiembre de 2014

“una caterva de encantadores”

Si algo queda claro es que Las Merindades no quieren Fracking. Unos claramente y otros de cara a la galería pero el rechazo mayoritario en la comarca es manifiesto. Gentes venidas desde todos los rincones de nuestra comarca y de las provincias limítrofes, junto a vecinos y visitantes de Villarcayo, unieron sus voces para gritar alto y claro: “Merindades SI, Fracking NO”.  Una muchedumbre hastiada del inmovilismo político servil pidió a grito pelado que se les hiciera caso y que transmitieran y pelearan allí donde les hemos puesto con nuestros votos lo que nosotros queremos, no le que les interesa a sus partidos o a ellos mismos.
 
La clase política o la casta como algunos ahora la definen, han perdido el respeto a los ciudadanos, a sus electores, a los que han prestado el poder a sus partidos. Viven en otro mundo, en su mundo, en sus aforamientos y privilegios, con sus asesores y su coche oficial. Son inalcanzables salvo en raras excepciones y cuando bajan a este mundo, cuando se acercan al vecino, lo hacen desde zonas delimitadas para ellos, con pases colgados al cuello. Pero, ¿quién les ha endiosado?¿Quién les ha permitido montar su mundo paralelo? Desgraciadamente nosotros hemos creado al monstruo. Hemos convertido la Democracia en una partidocracia clientelista y vergonzante. ¿Y qué podemos hacer? ¿Cómo me defiendo, cuando en la calle no puedo ni piar con la Ley Mordaza y a los juzgados no puedo acudir porque me falta dinero para pagar las tasas judiciales? ¿Qué puede hacer la ciudadanía cuando si denuncias a un aforado el proceso dura tanto que prescribe o se ha jubilado el chorizo (espetec honorable en Cataluña)?. Difícil es, con una justicia a su medida que se han montado, sin medios y convertida en lenta y tediosa que desespera a jueces y abogados.
 
No es la primera vez que digo que criticar es fácil, y cierto que así es. Pero más cierto es que gritar por nuestro futuro no es criticar es decir verdades. No como decir que la crisis se ha acabado. Ya llegará octubre Marianocho y a ver que nos cuentas. Ya me explicaras porque si todo está tan bien, el paro juvenil de España es del 54% y representa el 25% del de toda la zona euro. Pero claro esto es criticar y se tiene que callar. Pero para preocupación de apoltronados, cada vez somos más los que vemos las cosas “con otros ojos”. Los que vemos como el gobierno rescata a los bancos en lugar de rescatar a los ciudadanos. Vemos que se han recortado la sanidad, la educación y la justicia pública. Vemos que en tres años hemos perdido justicia y libertad, y ahora nos quieren quitar nuestra tierra y envenenar nuestra agua.
 
Los ciudadanos debemos actuar y lo vamos a conseguir, porque gobierne quien gobierne, debe gobernar el pueblo, deben gobernar los vecinos, porque el poder se lo cedemos temporalmente a los políticos, no se lo damos para que hagan lo que les dé la gana. Tenemos derecho a opinar y a decidir sobre nuestro futuro y el de nuestro hijos, decidir hacia donde nos dirigimos y eso fue lo que el 30 de agosto se grito por las calles de Villarcayo: “Queremos agricultura y no fractura, queremos agua pero sin gas. Y esa voz es la que se tiene que trasladar a donde se toman las decisiones, y decirles que en esta tierra ya tenemos Soriafobia. Por eso preocupa no ver a muchos de nuestros bien pagados políticos gritando a nuestro lado. Quizás no estaban porque sujetar una pancarta les puede privar de las prebendas de su partido dentro de unos meses. Porque es posible que pueda más la disciplina de partido que su vecino votante. Pero se les olvida que ese vecino es el que con su voto puede hacerle sentarse de nuevo en la poltrona y ese vecino empieza a estar harto de manipulación y de falsas promesas y su cabreo seguro convertirá su voto en cambio, abrirá ventanas y aireara esas rancias estancias del poder. 
 
Porque Las Merindades ya han abonado suficiente peaje energético a este País (nuclear, molinos, saltos de agua) y nunca se nos ha agradecido y cuando se acuerdan de nosotros los hacen para traernos el regalo del fracking. ¡Basta ya!. Quijote, que en arameo significa verdad (Q'jot) le dijo a Sancho hace 400 años justo lo que hoy hacen muchos políticos con los votantes «…Y no porque sea ello así, sino porque andan entre nosotros siempre una caterva de encantadores, que todas nuestras cosas mudan y truecan, y las vuelven según su gusto y según tienen la gana de favorecernos o destruirnos...» (Cap. XXV Libro I). Pero con el fracking todo es engaño y no encantamiento. Aquí se sirven de la mentira, falseando la verdad, aparentando ser lo que no es y por ello recuerda siempre aquellas palabras de Don Quijote que dicen: «…Créeme, amigo, que es menester rogar a nuestro Señor muy de veras que nos libre de malos hechiceros y de malos encantadores...» (Cap. L Libro II). Salud y FrackingNO.
 
A la amiga Consu para que sonría un rato y se mejore.

2 comentarios:

danni dijo...

"Cada uno es hijo de sus obras".
Parte 1, Capítulo 47

Alcaldesa, las cartas sobre la mesa!!!

LANDRAVES dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, en todo. Gracias por tu claridad y contundencia.
Mª Ángeles.