jueves, 17 de octubre de 2013

“El hombre que salvo a un País variable”


El pasado viernes la vice Soraya espeto sin tapujos cual vocación es la que le asiste sobre su divino mentor, Marianocho Recortes, ante la andanada que en forma le pregunta le lanzó un periodista en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministro. El incrédulo (como le llamaría su compi Montoro) le pidió opinión sobre la entrevista que al Presidente del Gobierno le habían realizado días atrás en la cadena Bloomberg Televisión en yanquilandía. Soraya, como es costumbre, no se amedrentó con el envite y sin querer ahondar en la polémica, aseguró: “el Ejecutivo está contento con una entrevista que muestra al hombre que ha salvado España". Nos ante esto solo puede añadir: “Mariano y cierra, España”.
Pero parece que su contento no era tanto ya que pretendieron que la cadena borrara aquellas respuestas que según ellos eran poco apropiadas. Hace tiempo leí que una noticia es algo que alguien en algún sitio no quiere que se publique. Lo que ha querido el equipo de Rajoy, o él mismo, pues para saberlo tampoco hay transparencia, es borrar lo que dijo con mala cara de Bárcenas. Y cuando soltó eso de “hay cosas que no se pueden demostrar” alguien trago saliva e intentó que se borrara, porque hay cosas, solo significa que estas existen y no se pueden borrar sobre todo cuando se dice no queriendo decir nada.
Y es que hasta hace bien poco solo teníamos un salvapatrias de las huestes judeomasonicas: el golpista chaparro de El Ferrol, pero Sorayita ha elevado a la divinidad de los héroes patrios a otro gallego de pro. Ahora solo falta alguien que nos salve a los españoles. Si, Soraya si, salvó a España y jodió a casi todos los españoles. Rajoy el hombre que salvó a España de ser un país del primer mundo enviándolo al tercero. El hombre que eliminó todo lo pernicioso que tenía nuestro País, como la Sanidad Pública, la Educación, la Universidad, los derechos laborales o el IVA al 18%. De tener la energía más cara de Europa ahora la tenemos de todo occidente. O ha conseguido que seamos el País con más trabajadores en activo por encima de 45 años, borrando a los perniciosos jóvenes del mundo laboral. Ese hombre que pretende eliminar la historia y la vida de miles de pueblos de España bajo la mísera escusa de suprimir políticos y ahorrar dinero. Ese hombre que permite que su ministro Ruin Gallardón intente eliminar todos los partidos judiciales de España, también por ahorro y eficacia. Está claro para ellos, eliminando los pueblos desaparece la necesidad de tener juzgados de pueblos, todos a la capital y arreglado el problema.
Pero este Consejo de Ministros, muy económico ya que se han remitido los PGE de 2104 al Parlamento, nos ha dejado una joya en forma de reforma, esa que desvincula del IPC las pensiones. Además de presentar el cuadro macroeconómico del próximo ejercicio, donde nos dicen que en España vamos a crecer. ¿Nos darán pelargon?. Es claro que Rajoy mintió antes y después de las elecciones. Mintió cuando dijo que no tocaría las pensiones. Mintió al decir que nuestras pensiones no se verían afectadas por los recortes. Mintió diciendo que nunca bajaría las pensiones. ¿Cuántos pensionistas le votaron por creerse esas mentiras?. Pero ese invento de revalorizar un 0,25% no es bajarlas, claro que no, ¡es creer que somos idiotas!. Subir un 0.25% significa bajarte cada año entre un 2% y un 3%, o lo que es lo mismo el IPC menos lo que te suben. Porque a las pensiones lo que más les afecta son la luz, la compra, el transporte, las medicinas y los médicos, justo aquello que engorda el IPC. Si además de los recortes se empobrece a los pensionistas están empobreciendo más si cabe a muchas personas sin trabajo. Recortes que una vez más servirán para mantener sus sueldos, intentar traer unos Juegos Olímpicos en los que nadie creía, en pagar rescates de bancos arruinados por sus colegas, en privatizar la sanidad o la educación.
Este País tan maravilloso y capaz, tan temperamental y variable que es capaz de pasar de la desesperanza a la euforia con solo un mísero gol, para volver al estado anterior con el empate, no se merece tantas desazones y tantas mentiras. Por eso al grito del Gobierno de Mariano cierra, España, todos debemos contestar como nos ensenó Valle Inclán: "Santiago y abre España, a la libertad y al progreso".
Y viene al cuento para acabar cuando deambulaban Sancho y Quijote y dieron con la aventura de los cuadros tapados con sábanas y tras maravillarse el primero con los conocimientos que el hidalgo demostraba sobre el contenido de los mismos, le preguntó: «… querría que vuestra merced me dijese qué es la causa por que dicen los españoles cuando quieren dar alguna batalla, invocando aquel San Diego Matamoros: "¡Santiago, y cierra, España!" ¿Está por ventura España abierta, y de modo que es menester cerrarla, o qué ceremonia es ésta?.-Simplicísimo eres, Sancho -respondió don Quijote-; …invocan y llaman como a defensor suyo en todas las batallas que acometen, y muchas veces le han visto visiblemente en ellas, derribando, atropellando, destruyendo y matando los agarenos escuadrones; y desta verdad te pudiera traer muchos ejemplos que en las verdaderas historias españolas se cuentan.».(Cap. LVIII Libro II) Salud a todos y en especial al Escribano Poeta que escribe sus lineas todos los meses a mi derecha en el Crónica de Las Merindades. 

“Alboroto de sensaciones”


Una de las cosas que tiene las redes sociales es que puedes dar calda sin exponer para nada tu culo. Digamos que puedes dar por ese lugar sin que sepan quien narices eres, sobre todo cuando lo habitual es que los usuarios utilicen un apodo, mote o nick. Por eso cuando Barcenas hizo su ya celebre peineta (moderna manera de definir cuando alguien te manden al lugar donde la espalda coge profundidad) a Rajoy se le debió cerrar el esfínter o lo que es lo mismo, apretó el culo al saber lo que se le venía encima. Y es que las redes sociales, principalmente twitter, permiten soltar comentarios o pensamientos rápidos casi en el momento de tener una sensación. Si escuchas algo que te agrada o desagrada lo largas y arreando. Por ejemplo, cuando a Marianocho le crece la nariz en el estrado y se calienta la boca con monsergas, a otros los dedos les queman y pueden soltar cosas como: «Si hombre. Y tu padre que tal mea».
Y es que en estos días cuando aprovechando el buen tiempo y que el País se para del todo y no solo por la crisis, al personal nos da por viajar, bueno a algunos, ya que otros dicen que no les gusta salir de su pueblo pues nada le aporta hacerlo. Y es que uno se pone de muy mala hostia y como sabe que los que mandan no escuchan, al menos sientes consuelo en airear y compartir tu desasosiego a los cuatro bits de Internet, con la seguridad de que alguien te entenderá y compartirá la frustración del ciudadano tullido, maniatado y vapuleado, en definitiva jodido por los que dicen nos gobiernan.
Buen invento eso de viajar. Aunque la mayoría de las veces vuelvas mas cansado que cuando marchaste. Aunque vuelvas con la cartera resentida y la espalda colorada. Y es que el alboroto de sensaciones que experimentas viendo, sintiendo, disfrutando, degustando o sencillamente cambiando de aire, de rutinas o de costumbres es indescriptible. Sobre todo descubriendo nuevas maneras o modos de hacer las cosas y quizás, por que no, a ver las cosas con otros ojos, como dice este espacio. Te das cuenta que la cuestión, por ejemplo, no es preguntarse que pueden hacer Las Merindades (o cualquier otro lugar donde vivamos) por nosotros, sino que podemos hacer nosotros por ese lugar. Pero de todo ello me ha decepcionado la perdida generalizada del entorno rural. El desarrollo ficticio basado en modos y maneras de crecimiento de las ciudades llevado a los pueblos ha supuesto en la mayoría de los casos la perdida total de su propia esencia y razón. Una planificación insostenible y nada sustentable determinada por una copia de la ciudad trasladada al mundo rural a deshumanizado éste y convertido el mismo en pequeños barrios sin orden ni concierto. Si esto le añadimos la crudeza con la que la crisis ha golpeado a ese modelo nos encontramos con un enorme basurero urbanístico de imposible vuelta atrás.
El desarrollo rural no tiene que basarse en modelos urbanos, pues ya la realidad nos deja claro que nada tienen que ver. Establecer modos y maneras urbanitas en nuestros pueblos hará que paulatinamente los negocios y el hábitat tradicional desaparezcan definitivamente. Y si no para eso están los políticos y su política de reformas de la administración local para encargarse de acabar con lo poco que queda del mundo rural. Precisamente ahora cuando las telecomunicaciones pueden cambiar las pautas de desarrollo es cuando se hace más necesario evolucionar hacia entornos más acordes y más cercanos al siglo XXI. Es ahora cuando la política real, no aquella basada en el arte de servirse de los ciudadanos haciéndoles creer que se les sirve a ellos, ha de apostar por soluciones tecnológicamente ciertas, nada de querer hacer costosas consultorías a partir de colocar avances tecnológicos vendidos en la ciudad y de nula e imposible implantación en nuestros pueblos. Se ha de creer y hacer política tecnológica. ¿Pero eso que quiere decir?. Pues sencillamente que se ha de apostar por planes de desarrollo que eliminen la brecha digital, que ayuden a implantar otros modelos de crecimiento sin castigar nuestro entorno, sin agujerear nuestro suelo, sin destrozar nuestro futuro y sobre todo que permitan que nuestros hijos puedan crear sus negocios en nuestra tierra con las mismas oportunidades que en la ciudad y sin tener que depender de la rentabilidad económica que las grandes operadoras necesitan para acercar la tecnología a nuestros hogares.
Hasta el propio Cervantes menciona un avance tecnológico anterior a su época, sin el cual quizá el Quijote no habría obtenido la difusión que consiguió y no fue otro que la imprenta, que ya tenía siglo y medio de antigüedad en Europa y medio milenio en China. Cervantes refleja la importancia de esta haciendo que don Quijote visite una durante su estancia en Barcelona, justo después de la aventura de la cabeza parlante: «Sucedió, pues, que yendo por una calle alzó los ojos don Quijote y vio escrito sobre una puerta, con letras muy grandes: "Aquí se imprimen libros", de lo que se contentó mucho, porque hasta entonces no había visto imprenta alguna y deseaba saber cómo fuese. Entró dentro, con todo su acompañamiento, y vio tirar en una parte, corregir en otra, componer en ésta, enmendar en aquélla, y, finalmente, toda aquella máquina que en las imprentas grandes se muestra. Llegábase don Quijote a un cajón y preguntaba qué era aquello que allí se hacía; dábanle cuenta los oficiales; admirábase y pasaba adelante».(Cap. LXII Libro II) Salud.    

“El País del sobresalto”


 “El País del sobresalto”

Me hubiera gustado antes de escribir este corrido disponer de las ocurrencias y haber escuchado las explicaciones de Marianocho Recortes. Finalmente le pudo la presión de los suyos y de todos los demás e hizo lo menos malo tanto para él como para Rubalcaba. Se ha tenido que recurrir a la amenaza de la moción de censura para que Mariano protagonice una nueva versión en cinemascope del señor de los hilillos. No tengo dudas de que nada aportará pero lo que queda claro es que en esta partidocracia en la que vivimos los que mandan se guasean sin mesura de aquellos a los que han de representar. Pero además lo hacen como bien les viene en gana: te nombran ministra a una doctora para que cuide de la salud de las obras públicas, carreteras y trenes o a una licencia en ciencias políticas como ministra de sanidad y confeti. Todo ello es como si con un burro quisieras ganar una carrera de caballos. Ya lo dice el dicho «quien necio es en su villa, necio es en Castilla».
Es de parvulario (ahora jardín de infancia) saber que el Reino de España se rige oficialmente por los mandatos y actuaciones de tres poderes independientes, a saber, el ejecutivo, el legislativo y el judicial y a eso se le dice democracia. Pero cuando sus instituciones son asaltadas por los aparatos de los partidos políticos se convierte en partidocracia, o lo que es lo mismo en un círculo vicioso de poder, control e inmunidad.
Ese círculo lo preside el Presidente del Gobierno, que es el que nombra a sus Ministros. Lo normal es que el Presidente del Gobierno sea a su vez el que manda en su Partido. Esta organización elige entre sus fieles a una lista cerrada de candidatos, los cuales tienen disciplina de voto y acción, lo que mande el partido se hace sin rechistar, y si no, no sales en la foto. Esa lista cerrada es presentada a los ciudadanos para que estos voten y ratifiquen (sin elección directa). Luego y mediante un sistema proporcional, bastante garantista que favorece a las mayorías, se reparten el Parlamento, cuya mayoría elige al Presidente del Gobierno. Finalmente los jueces y fiscales son elegidos por el parlamento según la representación en el mismo de los partidos políticos y controlados por el gobierno que a su vez dirige o controla el aparato del partido.  Ese esquema responde perfectamente a los que no es una democracia participativa. Por ello surgen circunstancias como ministros en gasolineras, sobres de agradecimientos por los servicios prestados, un Presidente del Tribunal Constitucional, la más alta instancia judicial del Estado, afiliado al PP. ¿Se podrá así ser independiente?, no lo creo.
Si queremos realmente una Democracia, si queremos transparencia e independencia de poderes. Si queremos que cada uno de ellos sea controlado por los otros dos y que todos se deban a los dictados de la soberanía del Pueblo, entonces, la cosa se ha de cambiar. Ciudadanos que pertenecen al mundo jurídico (jueces, abogados, procuradores, catedráticos de derecho,…) debe elegir de entre ellos a los miembros de los tribunales, al poder judicial. Los ciudadanos en las elecciones mediante voto unipersonal eligen al candidato que represente sus intereses, el poder legislativo. Y del mismo modo los ciudadanos mediante voto directo eligen al Presidente del Gobierno, el Ejecutivo. Los partidos seguirán existiendo pero ya es el Pueblo el que elige de entre ellos a los más capaces o a los que mejor le vendan la moto y si no le convence a la próxima le botan y que otro ocupe su puesto. Esto no es ningún cuento, democracias con siglos de funcionamiento así lo hacen y lo seguirán haciendo. De esta manera se evita que se suspenda a un juez por perseguir a un delincuente de un partido que luego es premiado por su habilidad con algún despacho bien retribuido, de poca faena y nula responsabilidad.
También el Quijote nos habla del papel de los jueces y de los letrados y la aplicación del derecho y de las leyes a la economía y al comercio, por su parte y por parte de los políticos y administradores públicos, Por ello, afirma Don Quijote sobre la ciencia de la caballería andante «Es una ciencia que encierra en sí todas o las más ciencias del mundo, a causa que el que la profesa ha de ser jurisperito y saber las leyes de la justicia distributiva y comutativa, para dar a cada uno lo que es suyo y lo que le conviene;… ha de ser casto en los pensamientos, honesto en las palabras, liberal en las obras, valiente en los hechos, sufrido en los trabajos, caritativo con los menesterosos y, finalmente, mantenedor de la verdad, aunque le cueste la vida el defenderla. De todas estas grandes y mínimas partes se compone un buen caballero andante… y sí se puede igualar a las más estiradas que en los ginasios y escuelas se enseñan.».(Cap. XVIII Libro II) Salud.

Os tenía abandonados!!!

Siento no haber sido fiel a mi cita mensual, pero como compensación os pongo tres nuevas entradas para que sigais mirando con otros ojos.