jueves, 4 de julio de 2013

“de pactos, pahtos, partos, patanes, bribones y malandrines”


Un bloguero muy seguido por estos lares de la Villa y corte hacía una ocurrente mención al reciente pacto PP-PSOE con el siguiente tuit: «En democracia en #España, siempre hay, por lo menos, un gran pacto entre Caín y Abel, hoy x ti, mañana x mi…» Y es verdad, no son capaces públicamente, ni aquí ni en ningún sitio de ponerse de acuerdo ni para ir a coger euros, y quieren hacernos creer que para defender nuestros intereses en Europa si lo han logrado. ¡Venga ya!. En países que han o están pasando por la misma situación que nosotros los pactos no han funcionado. Un pacto inútil como lo fue el de la izquierda y la derecha en Grecia o Italia, no tranquilizó ni evitó el ansia de la apisonadora Merkel. Es más, les metió aún más el dedo en la llaga, les impuso más recortes y les usurpó soberanía dando un golpe de estado institucional y poniendo en el gobierno a un grupo de tecnócratas elegidos por Bruselas en lugar de por los ciudadanos. Y el resultado ya se conoce, Monti (el designado) no se comió un colín e Italia de nuevo como un avispero. Es que lo oyes y parece que el acuerdo llegó en el bar del Congreso, ese economato de gente bien pagada que hacen las leyes para los demás y que no se las aplican a ellos, pues entre otras cosas está prohibido beber alcohol en el lugar del trabajo. Quizás por eso lo que han conseguido crear es un argumento patético convirtiendo etimológicamente su pacto en pathos. No quiero calentarme la chilostra con ello aunque espero y deseo que finalmente no acabe todo en un parto de un retoño no deseado y sobre todo si se parece a la teutona.
Y es que la cosa tiene guasa con estos acuerdos de chichinabo. Mientras este gobierno se dedica a rascar una y otra vez para sacar migajas, sin dedicarse a meter mano a aquello y aquellos que más tienen y más pueden. Donde cada día perdemos más derechos y libertades. Donde los esfuerzos siempre los pagamos los mismos. Donde los jueces son apartados de los casos para beneficiar, una vez más, a amigos y chorizos. Donde cada viernes al mediodía los acuerdos del gobierno tiene más seguidores que un Madrid-Barca, ya que en ellos se decide cómo nos apretaran aún más, ya no el cinturón, sino el pescuezo. Donde se decide que se tramite todo por internet, para ahorrar, pero no se explica porque un servicio que venden como gratuito al Estado le costará 16 céntimos o que aún hoy existen muchos sitios ya no con brecha digital, sino con zanja. Donde vuelve a bajar el petróleo pero sube la gasolina. Donde en lugar de buscar cómo sacarnos del agujero, estudian cómo sacar a Bárcenas de la cárcel; el lugar donde tenía que estar desde hace mucho tiempo junto con algunos iluminados dirigentes políticos que siguen en sus cargos tranquilos, impunes y libres de responsabilidad, aunque se conozca su nefasta gestión, todo ello porque son los que sustentan los aparatos de los partidos y de esta partidocracia.

Pero al final lo importante es el futbol. Lo importante es que estos escandalosos millonarios se lleven la tela y paguen solo el 25% de impuestos, o que ni siquiera los paguen pues lo hacen los equipos o directamente defrauden. Ya está bien que las oligarquías decidan los gobiernos y como estos han de actuar y que por ejemplo como premio un expresidente del Gobierno se siente en un consejo de administración de una eléctrica quizás recompensado porque en los 8 años de su mandato la luz subió un 80%. Ya está bien que en este Pais cada vez que se cambia de gobierno se cambie la ley de educación, eso si necesita un gran pacto, pero parece que aquí lo unico que importa es que los estudiantes aprendan a balar a coro el nombre del ministro ¡weeeerrrrt!

Pues a pesar de todo eso y mucho más, que ni me vaga ni tengo sitio para relatar, saldremos adelante pues como decía el caballero de la triste figura: «Cosas veredes amigo Sancho…», y aquello que no imaginábamos que íbamos a ver, como a Fidel reconstruyendo una Iglesia en Cuba junto a un Papa que luego renunciaría, resulta que pasan. Pues si eso es posible, porque no va a ser posible que estos patanes se pongan de acuerdo de una vez y hagan algo por los paganos en lugar de favorecer a tantos bribones y malandrines.
De todo ello y como ni estos ni nadie nos podrá quitar nuestra guasa vaya como despedida la aventura de Quijano y Panza con el caballo Clavileño y la visión del rebaño de cabras: «Ni miento ni sueño -respondió Sancho-: si no, pregúntenme las señas de las tales cabras, y por ellas verán si digo verdad o no. Dígalas, pues, Sancho -dijo la duquesa. Son -respondió Sancho- las dos verdes, las dos encarnadas, las dos azules, y la una de mezcla. Nueva manera de cabras es ésa -dijo el duque-, y por esta nuestra región del suelo no se usan tales colores; digo, cabras de tales colores. Bien claro está eso -dijo Sancho-; sí, que diferencia ha de haber de las cabras del cielo a las del suelo. Decidme, Sancho -preguntó el duque-: ¿vistes allá en entre esas cabras algún cabrón?. No, señor -respondió Sancho-, pero oí decir que ninguno pasaba de los cuernos de la luna.». (Cap. LXI Libro II) Salud.

"El Pueblicidio"


Andaba hace unos días viendo un mapa de esta nuestra comarca y me vino a la mente esa rocambolesca idea que se le ha ocurrido a Marianocho Recortes de acabar con nuestros pueblos. Si, resulta que el año pasado por esas fechas ya empezaron a darle vueltas a como justificaban la eliminación de políticos sin tocar a los que cobran dinero. Y no se les ocurre otra brillante idea que cargarse a todos los alcaldes y vocales de los pueblos pequeños (a mí eso de pedanía como que no), a esos que no tienen ayuntamiento, como Cigüenza, Torme, Miñón, Cadagua, San Pantaleón y así hasta los 360 pueblos que tienen Las Merindades o los 3723 que existen en España. Y lo que es peor de todo lo justifican diciendo que es para ahorrar dinero. Señores, eso es un insulto a los pueblos, a sus representantes y a la historia, entidad e identidad de todos nosotros. Y es un insulto porque no se consigue ahorro alguno, ya que estos pueblos se financian de sus propios recursos, sus alcaldes no cobran un duro por ello aparte de las muchas horas de trabajo y dedicación que se las quitan de lo suyo. Ademas de esto y de la lectura del anteproyecto se deduce que pretenden arrebatar la gestión de los servicios a casi 6.000 municipios, el 73% del total en toda España.
Para consuelo de lo rural y nuestro estos artistas dicen que no desaparecerán ayuntamientos, no eso no, ¿cómo se van a cargar los pueblos?. No, los dejaran vacíos de contenido, como un cascaron, y solo con funciones de representación. Vamos en definitiva, que los representantes de los estos solo servirán para hacer el paseíllo italiano el día de las fiestas detrás del cura y el patrón del pueblo. La supresión de competencias y de gestión hará de los ayuntamientos organismos inertes y carentes de todo sentido,  por lo que acabarán por suprimirlos en el siguiente paso. Todo ello bajo la máxima de sostenibilidad y racionalización; ya ¿y tu padre que tal mea?.
El objetivo: darle más poder a las Diputaciones. Alejar la realidad social de la gestión dando el poder a Entes no elegidos por el Pueblo sino por los partidos políticos, perdiendo por tanto la legitimidad que nos da la Constitución. Es más, la Carta Europea de Autonomía Local (ratificada por España en 1988) establece que “las Entidades Locales son una administración a la vez eficaz y próxima al ciudadano”. Además, para los países firmantes de la Carta, “la defensa y el fortalecimiento de la autonomía local representan una contribución esencial en la construcción de Europa”. Y quizás lo peor es que van a gestionarnos desde Burgos, concejales de la ciudad de Burgos, que no tienen ni idea de lo que nos ocurre o necesitamos. Montorito que Dios guarde,  pretende que un órgano decimonónico, sin personal, sin recursos y sin espíritu de pueblo, sea el que lo gestione todo. Esa cosa de la capital, que cuesta más su gestión, que el dinero que reparten fruto de la misma (en 2.013, un 70% de coste de gestión para  un 30% de inversiones y transferencias corrientes). Por cierto sigue habiendo una academia de dibujo en Burgos que cuesta casi 130 mil euros, los cuales ni benefician ni se invierten en la provincia. Pero digo yo: si de verdad se quiere dar poder a las diputaciones, lo primero que han de hacer es modificar estas y que se convierta realmente en un espacio de representación de la toda la provincia, de los pueblos sobre lo que tiene competencia y no ser un centro de poder y decisión política de la ciudad de Burgos, donde los pueblos acuden a mendigar las migajas. Es por eso que el argumento de sostenibilidad y racionalización yo entiendo que se convertirá en abandono y privatización, ya que todo está basado en el coste y en un único factor: el poblacional, sin tener en cuenta otra serie de condicionantes esenciales. Estos tipos se creen que somos mensos.
Resulta que en este País aquellos que tiraron la pasta construyendo aeropuertos peatonales, autopistas que no van a ningún sitio, ascensores en medio del campo, polideportivos monousuario o llenaron nuestra geografía de esqueletos de edificios, son los que dicen que nos sacaran de su despropósito eliminando la base de nuestra historia, nuestros pueblos. Si como está previsto antes de finales de año se produce el “pueblicidio” anunciado significará la desaparición de la base social de este País, que no es otra que los pueblos y su gobierno. Y ese desagravio no lo podemos consentir.
¿Qué sería de España sin sus pueblos?, pueblos donde personas anónimas a lo largo de los tiempos han dejado su huella y han construido nuestra Historia e Identidad. El pasado es la base de lo que vivimos en el futuro, por eso nuestros pueblos no pueden ser un pasado sino deben ser el presente donde vivimos para llegar a un mejor futuro. Y como no, ¿que sería del Quijote sin pueblos y aldeas?...Lo peor que puede pasarle a un hombre es perder el honor en su aldea, que es lo que cree Sancho que le ha pasado a don Quijote cuando descubre que la princesa Micomicona es la aldeana Dorotea enamorada hasta el hociqueo del hidalgo don Fernando: «?¡Ay señor, señor, y cómo hay más mal en el aldegüela que se suena, con perdón sea dicho de las tocadas honradas!?¿Qué mal puede haber en ninguna aldea, ni en todas las ciudades del mundo, que pueda sonarse en menoscabo mío, villano?». (Cap.XLVI Libro I) Salud.