viernes, 6 de diciembre de 2013

“Tiempos de blanco y negro”


7 reformas lleva la “educación” en este País. Y cada una de ellas termina con el mismo sonrojoso final: el fracaso. Es triste que cada vez que cambiamos de gobierno el iluminado ministro del ramo no tiene otra misión que cambiar lo vigente para adoctrinar a futuros votantes sostenedores de ese su sistema. Todas la reformas educativas han sido contestadas pero quizás esta última la que más. Pero igual da. ¿Cuándo se hará una reforma educativa en la que también se escuche al soldado raso?. ¿Se escuche al profesor, al alumno, al padre?. ¿Cuándo?. Para ellos: Igual da. Con la justicia tres cuartos de lo mismo. Nos quitan ese poco que teníamos de respeto y nada pasa. Nos quitan los juzgados, nos ponen tasas, nos alejan la justicia para que esta no exista si no la pagas e igual da. Pero aquellos que somos tan intransigentes de decirlo y luchar por evitarlo, somos alarmistas y demagogos. ¡Benditos todos aquellos que pretendemos equivocarnos reclamando lo que por Historia y Justicia nos corresponde!. Pero ¿Cómo nos defendemos de quienes dicen nos defienden?. Esa es la cuestión.
7 reformas como digo para adoctrinar a uno u otro color y no han tenido tiempo de reformar el código penal. Ahora no escuchamos otra cosa que a uno que le habían metido 1000 o más años le sueltan porque en Estrasburgo dicen que tenemos mal hecha la Ley que les condenó. Igual da. La culpa nunca es de ellos. El culpable es el que sale de la cárcel, nunca es aquel que no ha tenido tiempo en legislar para que esto no ocurra. Aquellos que no han tenido tiempo de cambiar las leyes para que no exista un solo agujero que permita lo que está pasando. Aquellos que aún a día de hoy siguen sin aprobar una o mil leyes de manera urgente que impidan lo que está pasando pero siempre dentro de la Ley, que Estrasburgo no nos deje otra vez con el culo al aire. Quizás sea un problema de educación y por eso se tiene que cambiar por 7ª vez. Por eso en lugar de hacer lo urgente, buscan como recortar los derechos y libertades de todo hijo de vecino, excepto los suyos, cada día más parapetados en sus escaños. Total para ellos, igual da. 
Acaba el año y con el toca recordar aquello que ha ocurrido, aunque ese ejercicio no haga más que acercarnos a aquella España de blanco y negro. Empezamos el año con la tijera y acabaremos viendo como nuevamente sacan lustre a porras y pelotas, pero eso sí nos dicen que la “iniciativa legislativa es oportuna, conveniente y necesaria”. Mordaza al populacho y libertad e indemnización al delincuente. Buena receta. Pero tampoco tenemos que hacer solo críticas al alto mando, los mandos intermedios y los pequeños mandos tampoco tienen desperdicio. En un País donde nadie dimite, pues nadie tiene sentido de la responsabilidad, resulta habitual que los ideadores de barbaridades millonarias sigan felices calentando asiento y sin remordimientos. Léase por ejemplo: los cuatro aeropuertos de Castilla y León pierden cada día 91.000 euros (33 millones al año). ¿Cuántas cosas se podrían haber hecho con lo que costaron esas inútiles obras?. ¿Responsables?. Todos siguen en el cargo.
Si nos centramos en lo cercano y vamos a cifras estas preocupan y mucho y sobre todo en Villarcayo que presenta los peores números con diferencia de toda la comarca. Un 15,74% de paro en octubre muy lejos del 11,56 % de Mena o del 14,3% de Medina. Pero si nos vamos a los contratos de octubre con respecto a octubre de 2012 las cifras de Villarcayo asustan: un 27% menos. En cambio en Mena suben un 9% o en Medina un 70%. Contrastan los lugares con políticas de empleo y apoyo a las inversiones, con aquellos donde se cierran negocios o se ponen sueldos a concejales por hacer trabajos que antes otros hacían gratis. Realmente es necesario cambiar bastantes cosas. Hacen falta políticas activas de empleo no empleos para políticos en activo.
Todo esto me viene a repetir y no por ello sin motivo, quizás una de las citas más valiosas del Quijote para momentos tan delicados como estos: «La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad así como por la honra se puede y debe aventurar la vida, …que las obligaciones de las recompensas de los beneficios y mercedes recibidas son ataduras que no dejan campear al ánimo libre. ¡Venturoso aquél a quien el cielo dio un pedazo de pan sin que le quede obligación de agradecerlo a otro que al mismo cielo!».(Cap. LVIII Libro II) Salud y libertad.