domingo, 4 de noviembre de 2012

“La batalla de la Dación, una cuestión de justicia social”

                     "Aquellos que rescatan bancos en vez de personas y no piensan en lo que significa realmente el desahucio para tanto cientos de miles de ciudadanos. Esos hacen más daño que yo en mi pelicula"
Javier Barden en respuesta a una pregunta sobre su papel de villano en '007 Skyfall'
 
De todos es conocido que si debes al banco 100.000€, tienes un problema, pero no es menos sabido que si le debes 100 millones el problema lo tiene el banco. Y el problema es serio cuando te encuentras entre los casi 5,8 millones de parados que dice el INE que somos en España. Dicho de otra manera, una cuarta parte de los que pueden trabajar no tiene donde. Pero el dato peor es que el número de hogares con todos sus miembros en paro llegó a 1.737.900 en septiembre. Es decir, 312.700 familias no reciben ningún tipo de ingreso. Si a esto le unimos una hipoteca la situación puede llevar a la desesperación. En dos días un hombre de 53 años se ahorcó y otro de 53 se ha tirado por el balcón, hiriéndose de gravedad, al escuchar la llamada de la autoridad judicial con el desahucio. Y ha sido necesario que esto se produzca, aparte de la ya conocida muerte de al menos otras 10 personas, para que los que mandan se den cuenta de la gravedad del asunto. Pero solo de manera vaga ya que no descartan «dar una nueva vuelta de tuerca tanto al decreto ley como al Código de Buenas Prácticas». ¿Y a que tenéis que esperar Sorayita para tomar medidas, a que esto se convierta en un mal endémico?. 
 
El 10 de marzo entró en vigor el decreto-ley del Gobierno que establece la dación en pago, pero solo en casos extremos de riesgo de exclusión social y siempre que lo acepten los bancos. Una vez mas el efecto de la medida ha sido el contrario, en lugar de evitarlos se ha producido un incremento alarmante. Actualmente la sombra negra del desahucio se cifra en 526 inmuebles cada día, según datos del Consejo General del Poder Judicial (sí, esos que informaron para quitar el juzgado de Villarcayo). Desde 2008, casi 400.000 familias han perdido sus casas en España.
 
Pero el problema no es del banco, la deuda es pequeña para ellos y desesperante para el hipotecado que termina acabando con su vida. Esos bancos cuyos gestores engañaron y estafaron sin temblarles el pulso y que ninguno de ellos lo está pagando. En este caso la justicia si que tiene una venda en los ojos. Los políticos y parlamentarios deben tomar medidas ya. No se puede permitir que nadie más se quite la vida por una deuda a la que muchas veces se accedió engañado. Sí, engañados. Porque seguro que casi nadie de los que tenemos hipoteca sabemos que esta legislación permite a las entidades financieras adjudicarse las viviendas por el 60% del valor de tasación, echarnos a la calle y venderlas mas baratas mientras nosotros seguiremos pagando en esta y las próximas 7 vidas del gato.
 
Por eso el problema de los bancos es con quien le debe los 100 millones, a este si le flexibiliza la deuda. A estos el gobierno y los políticos si que les ayudan y pone medidas rápidas para arreglárselo, a fin y al cabo muchos de ellos acabaran sentados en los consejos de administración de la empresas o de sus filiales. Por eso las entidades financieras perdonan la millonaria deuda a los partidos. Por eso la “ayuda pública” dada a la banca privada desde 2008 asciende a 218.000 millones de euros. Por eso el sector financiero ha sido el bloque económico y social al que PSOE y PP han destinado todas sus energías políticas para que sea el menos afectado por la crisis. Por eso han olvidado que la vivienda en nuestro país es un derecho constitucional y el interés social está por encima de la empresa privada. Por eso, por no hacer nada, las personas acaban con su vida al no ser esta avalada por el Estado.
 
Encima y para colmo llega el Rey y vuelve a cazar elefantes, esta vez en la India. Va el Borbón y suelta que las reformas económicas de Rajoy «empiezan a dar sus frutos». ¡Si señor con un par!. Que bien se expresa su majestad despues de una comida de negocios. Los hechos le dan la razón, la reforma da sus frutos: el paro por encima del 25 % y los despidos vía ERE han aumentado un 69,7 %. Y empezamos a saber de suicidios por desahucio. Claro majestad, usted vive en casas de renta antigua y encima no la paga, ni tiene hipoteca.
 
Las medidas se deben tomar anteayer pues mañana será tarde y aprueben señores del Gobierno una Dación en pago que defienda los intereses de los hipotecados y por una cuestión de justica social. Legislen para que en lugar de pagar 700 o mil euros de hipoteca se paguen 200 o concedan prorrogas mientras se soluciona la situación. Obliguen a los bancos a tasar las casas desahuciadas en su autentico valor actual, ya verán como se producen menos desahucios. Aprueben leyes para devolver la confianza que es el motor económico de nuestro sistema democrático.
 
Acabo recordando como Sancho pide su salario a Don Quijote apremiado por su esposa y por las deudas: «En fin, yo quiero saber lo que gano, poco o mucho que sea, que sobre un huevo pone la gallina, y muchos pocos hacen un mucho, y mientras se gana algo no se pierde nada» (Cap.VII Libro II). Salud.

“Cuando se puede evitar un mal es necedad aceptarlo”


Las recientes declaraciones del Ministro de Industria, José Manual Soria, indicando que no está asegurado el Plan Garoña para el 2.013 no hace más que poner a las claras lo poco que les importamos a los que mandan en Madrid y parece que tampoco a los que aquí mandan. Las declaraciones de Soria parecen ser más que una pataleta de un necio que actúa movido por la por la ignorancia, la imprudencia o la presunción. Parece claro que cuando el PP ganó las elecciones, prometiendo entre otras cosas que no cerrarían la bomba de Tobalina y derogando lo aprobado por ZP, su intención real era llevar el dinero a otra parte y así lo vimos en los presupuesto de 2012 de los cuales desapareció. Ahora que la espantada de Nuclenor les ha dejado con el culo al aire y con otra de tantas promesas no cumplidas resulta que Las Merindades se tienen que joder. Vuelvo a repetir; no es una cuestión de que se tiene o no que cerrar, se trata de hacer las cosas con criterio, independientemente de quien gobierne. Los ciudadanos no podemos estar a expensas de pataletas de niño bien. Se cierre en 2013 o en el 4025 algo se tendrá que hacer, algo se tendrá que prever. No como hasta ahora, yo la cierro, yo la abro. Se hace necesario un plan de reindustrialización, que evite el impacto sobre las estructuras socioeconómicas. Pues la realidad es que de lo prometido por el PSOE con el Plan Garoña (2.350 millones de euros y de ellos 950 millones en inversiones directas de 2010 a 2013) han llegado escasamente 40 millones y se han generado 53 empleos. Y ahora con el PP quita el plan, se cierra el garito y aquí a verlas venir. La empresa lloriqueando y los trabajadores engañados por esta y en la calle.
 
Pero Soria ya tiene su plan: convertir Las Merindades en el paraíso del fracking. Llenar nuestra comarca de agujeros, para gloria y beneficio de una empresa privada llamada trofagas. ¿Y que es eso se preguntaran?. Pues se trata de reservas de gas que no se encuentran en bolsas subterráneas, sino que se encuentra fuertemente adherido a las rocas a gran profundidad. Para extraerlo se inyecta agua mezclada con arena y componentes químicos a gran presión, lo que consigue que el gas se libere y pueda ser recogido en la superficie llegando junto a parte del líquido inyectado. Otra parte queda en el subsuelo, no siendo biodegradable. Otra consideración a tener en cuenta son las posibles consecuencias de fracturar roca en profundidad, ya que pueden generar zonas de debilidad e inestables, pudiéndose producir pequeños terremotos, derrumbes, y con agua, flujos de barro y lodo. Aparte del impacto que producirían cientos de pozos repartidos por nuestra geografía, aparte del movimiento de camiones de mercancías por todas las poblaciones y fincas de la comarca. Ya, ¿pero eso genera empleo y es rentable?. Pues empleo directo no, ya que se trata de trabajo especializado realizado por empresas sin presencia en la zona. En empleo indirecto es residual y puede estar en torno al medio centenar. En cuanto a la rentabilidad, ésta es más que cuestionable ya que hasta en EEUU, con gran experiencia en hidrocarburos, se han rebajado las expectativas en una 40%. Además para que sea rentable requiere de múltiples pozos (se calculan tres pozos en una superficie similar a un campo de futbol) a lo que se ha de añadir la corta vida de la explotación (se estima una vida útil de 3 a 5 años)que requiere hacer muchos agujeros para que sea rentable. Todo ello aderezado y servido una vez más de manera poco transparente y tratando de que los afectados no nos enteremos. Vamos que pretenden convertir Las Merindades en un queso de gruyere.
 
Todo esto ha puesto en alerta a la mayoría de los ayuntamientos de la comarca (con Medina, Espinosa, Mena y Trespaderne a la cabeza) posicionándose claramente en contra y apelando al principio de precaución por delante de cualquier otra consideración. En cambio el PP de Villarcayo es favorable argumentando la Alcaldesa que no esta «ni a favor ni en contra, no somos antifracking, sino que estamos a favor de que resuelvan la ley y los técnicos competentes», por eso rechazaron la moción y por lo tanto se olvidaron de ese principio de precaución y dejando en manos externas lo que aquí se tenía que decidir. Vamos lo mismo que con los juzgados. De aquí el título de esta diatriba y que escribió Publio Terencio el Africano, es de necios aceptar algo que se puede evitar. Pero eso no quiere decir que no exijamos lo justo para esta tierra, ya que si no lo hacemos pasaríamos a ser estúpidos, y de eso ya hablé el mes pasado.
 
Por eso cuando Sancho Panza le comenta a Don Quijote: «Que nadie se tome con su gobernador ni con el que le manda, porque saldrá lastimado, como el que pone el dedo entre dos muelas cordales, y aunque no sean cordales, como sean muelas, no importa; y a lo que dijere el gobernador, no hay que replicar… Este le responde:  Eso no, Sancho , que el necio en su casa ni en la ajena sabe nada, a causa que sobre el cimiento de la necedad no asienta ningún discreto edificio. Y dejemos esto aquí, Sancho, que si mal gobernares, tuya será la culpa y mía la vergüenza. Mas consuélome que he hecho lo que debía en aconsejarte con las veras y con la discreción a mí posible: con esto salgo de mi obligación y de mi promesa. Dios te guíe, Sancho, y te gobierne en tu gobierno, y a mí me saque del escrúpulo que me queda que has de dar con toda la ínsula patas arriba». (Cap.43 Libro II). Salud.