martes, 5 de abril de 2011

Enjalbegar los pueblos que llega la papeleta

          A veces cuando me pongo a escribir este suelto que ahora leen he de reprimir los dedos para no pulsar sobre las teclas que realmente me gustaría juntaran sus letras y decir lo que pienso. Estamos inmersos ya de lleno en la vorágine electoral y mucho da esta para hablar, contar e incluso criticar, y en ese deporte tan nacional de criticar por criticar hace que pueda correr el riesgo de tener un lapsus calami, vamos un deslizamiento de la pluma (en este caso de la tecla) que pudiera dejarme en mal lugar.

         Y es que hace unos días estos que ahora nos mandan y los otros que cada día desean hacerlo más, volvieron a modificar la leyes para adaptarlas a los nuevos tiempos, dicen que para ahorrar, aunque todos sabemos que solo es para sacarle mas rentabilidad a sus intereses. En eso siempre están deacuerdo. Insisten en lo de la paridad en las listas electorales. Bien está sin duda. Pero ¿no sería mejor que para representantes eligiéramos a las personas más capaces, honestas y honradas? ¿Qué ocurriría con esta paridad impuesta si en lugar de listas cocinadas por los partidos, fueran listas abiertas donde los ciudadanos votaríamos a esas personas que a nuestro juicio mejor recogen los valores antes referidos? Quizás estos y estas sesudos y sesudas legisladores y legisladoras tendrían que enseñarnos a los ciudadanos y ciudadanas como tendríamos que votar, pues para cumplir la Ley habría que distinguir entre el sexo de los aspirantes. ¡Seamos serios ostias!, que cuesta trabajo escribirlo, leerlo y no te digo nada escucharlo.
 
         Luego van y te dicen que no se pueden hacer inauguraciones desde el día que se convocan las elecciones. Por eso lo cambian el nombre y lo llaman visitas institucionales. Tampoco se puede pedir el voto. Por eso en lugar de mítines hacen actos públicos, donde pedir no piden el voto, solo te lo insinúan. Ahora como cualquier vecinito se le ocurra decir o llevar o escribir la expresión “vota a”, jodido lo tiene. Pero ellos a lo suyo, cada día un mitin. Porque eso es lo que hacen, despliegue de medios y dispendio en época de vacas flacas. Pero no importa, paga el Estado y si no la banca, que luego ya lo recuperaran, total el año pasado, con la que estaba cayendo, tuvieron casi 15.000 millones de beneficio. Bien para ellos, pero de prestar dinero nada. Ya lo dice Pérez Reverte, es una peligrosa combinación de mansedumbre ciudadana y prepotente imbecilidad oficial.
 
         Generalizar es un mal credo y no por muy recurrido deja de ser equivocado hacerlo. Pero mira por donde Obama, (el Mesías negro) dijo en uno de sus discursos “Nuestro talento no es menos inventivo, nuestros bienes y servicios no son menos necesarios que la semana o el mes anterior. Ha pasado ya el tiempo de proteger pequeños intereses”. Pero que poco caso le hacen al yanqui oscuro. Y digo lo del poco caso y lo de generalizar, porque andan estos días todos los gobernantes sumidos en un enjalbegado frenesí, intentando en dos meses hacer la tarea de cuatro años. Una vez más la cara de tu pueblo, villa o ciudad, es lavada, maquillada y abrillantada para volver a darte por donde amargan los pepinos. Se asfaltan y pintan calles o carreteras, aunque no haga falta pues ya se hizo hace pocos meses. Otras obras se ponen en marcha cuando estaban paradas por falta de presupuesto y volverán a pararse en junio cuando pase el papeleteo. Se parchean caminos y se da mucho la mano, muchas palmaditas en la espalda y se hace mucho, mucho, mucho, la pelota. Te sacan una mal llamada revista informativa municipal donde cuentan los supuestos logros de los últimos cuatro años y si no los tienen te ponen fotos de inauguraciones o visitas de gerifaltes aunque nada tengan que ver con tu pueblo. Se sacan a última hora planes de ayudas a los ayuntamientos para generar empleo local, que luego hacen empresas de fuera y que son gastaperras para colocar cuatro bancos y tres farolas. Vivimos en el País del mundo con mayor número de farolas por habitante. Si vas a pedir algo, te pasará como al de Salazar, que te den un puente, y cuando le digas que no tienes río, le dirá al secretario: ¡apunta un río para Salazar!. Lo importante es salir en la foto. Lo importante es salir muchas veces. Pero lo más importante es que todo ello se paga con el dinero de los vecinos y si no otro gallo cantaría.

         No sería mejor hacer algo provechoso. No sería mejor legislar para limitar los mandatos a 8 años garantizando la renovación democrática, el control de las instituciones y evitando así que se genere corrupción, servilismo, clientelismo y trato de favor. En estos tiempos de recesión, crisis, o como coño lo quieran llamar, crecer implica dedicación, sufrimiento y esfuerzo y eso solo se consigue acabando con este sistema cerrado de castas y botando a todos estos profesionales con dedicación exclusiva y coche oficial. Ya lo dice el quijote “No rebuznaron en balde el uno y el otro alcalde”. (Cap. 27 Libro II). Salud