lunes, 14 de noviembre de 2011

El mes de las cruces.

Existe una extraña dicotomía en este noviembre de 2011. Empieza con cruces, seguirá con ellas en su segundo tercio y algunos acabaran el mes con su pesada sombra sobre sus costillas, por el palo que puede que se lleven. De todas maneras el día de todos los Santos ya no tiene nada que ver con antes. Nuestro tradicional Don Juan ha pasado a convertirse en un gilipollas orondo de color naranja, de acuchillada y ridícula cara. En un País tan dado al disfraz no es de extrañar que se impongan costumbres tan poco nuestras como la de la dichosa calabaza. Es cierto que la Ruperta es genuina, pero esa ya pasó a mejor vida. Aunque no todo es malo, algunos hacen su agosto vendiendo lo que hasta hace cuatro días no querían ni los cerdos. Y tras Los Santos nos esperan 20 días donde otros disfrazados de políticos intetaran hacer su agosto.

Ya está Pepe con lo suyo, resonará en la cabeza de más de uno. Es que lo tienes muy fácil dirán otros. Claro, pensaran fulano y cetano: quiere ser Senador y aprovecha este sitio para hacernos la pelota. Podía hacerlo perfectamente. Pero no. Uno no solo ha de ser honrado, sino parecerlo. De todas maneras es cierto que de eso de las elecciones del 20N, como no podía ser de otra manera, va la parrafada del mes. Creo que es muy importante lo que ese día nos jugamos y por ello voy a intentar “democratizar” a los lectores. No se asunten. No entiendan que pienso que no lo son. Solo utilizaré estas líneas para demostrarles que otros si que piensan que se puede alterar la Democracia a su antojo. Que pueden y juegan con nuestra voluntad y decisión sin ningún tipo de reparo. Voy a cumplir con el ya veterano título de esta sección: mirar con otros ojos. Por que no es lo mismo mirar que ver. Os lo cuento así pues en estos días será muy importante mirar y escuchar, aunque a algunos lo que les interesa es que veamos y oigamos. La diferencia es clara, si miro y escucho, estoy prestando atención al mensaje. En cambio si oigo y veo estoy a otra historia.

Bien, dicho esto entremos en materia. ¿Cómo se vota?. ¿Se puede botar con “b”?. ¿Se respetan los principio de pluralidad e igualdad que marca la Ley?. ¿Es necesaria la propaganda electoral?. ¿Cuánto nos cuesta?. Pues algunas respuestas a todo esto.

Se ha de votar con independencia y conciencia. El voto dirigido es la peor lacra de una Democracia. No se dejen engañar, el voto útil no existe, es una falacia. Se ha de votar para el congreso eligiendo una lista impuesta y fabricada por los partidos. Pero al Presidente el pueblo no lo elige, lo eligen los partidos. Recuerden que en Burgos no votamos a Rajoy o Rubalcaba, algunos votarán a unos señores que se presentan bajo esas siglas pero que nos pedirán que votemos a uno u otro. También se vota al Senado. Es importante recordar que los senadores son los únicos a los que elegimos mediante listas abiertas, como tenían que ser todas. Podemos elegir a uno de cada partido. Porque les conocemos. Porque te cae bien uno de estas siglas y otro de las contrarias. Desconfía de la propaganda electoral que ya viene marcada. Eso es trampa subvencionada. No se puede alterar el derecho a elegir a quien nos plazca y convertir lo abierto en cerrado.
Claro que se puede botar con b. Puedes botar a alguno de los muchos que repiten para seguir en la poltrona. Es tan fácil como cambiar de papeleta o marca a otro.
Los principios de igualdad y pluralidad no se respetan pues en estas elecciones han modificado la Ley para que unos puedan presentarse sin problemas y otros tenga que pedir avales para poderse presentar.

La propaganda no es necesaria. Es mas, se debería eliminar por dos razones, porque va en contra del principio de igualdad. Y segunda, porque es absurdo que los partidos emitan sus propias papeletas y que las pague el Estado, que a su vez tiene que pagar las que se ponen en los colegios electorales. Pero nos manipulan y si la papeleta no llega a las casas, no existes. Una manera de tirar dinero en época de crisis.

Al hilo de lo anterior, solo en mandar las papeletas a casa significará aproximadamente 24 millones de euros y cambiar de Presidente 44. Es un dinero ¿verdad?.

Permítanme acabar una vez más con las sabias palabras de Don Quijote a Sancho antes de partir este para su Insula de Barataria: «Mira, Sancho, si tomas por medio a la virtud, y te precias de hacer hechos virtuosos, no hay para qué tener envidia a los que los tienen, príncipes y señores; porque la sangre se hereda, y la virtud se aquista, y la virtud vale por sí sola lo que la sangre no vale.» (Cap. 42, Libro II). Salud y que ustedes lo voten bien, con v y con b.