jueves, 1 de octubre de 2009

Tapar con tos un pedo

En el mes de enero en este mismo espacio critique abiertamente la mediada de los 400€, por considerarla pan de hoy y hambre para mañana, algo que se hacía para tapar un agujero a cambio de dilapidar el superávit del Estado. La situación económica requería por entonces y por ahora que desde el Gobierno se aprobaran medidas que rebajaran los costes sociales a las empresas para mantener el empleo o rebajas en las retenciones del IRPF. En su lugar el Gobierno plantea exactamente lo contrario subir los impuestos principalmente a los vecinos de a pie con un incremento del IVA, además de retirar lo de los 400€ que ahora se ha demostrado inservible y ridículo.


Pues bien, la pregunta que se hace cualquier estirador de sueldo es ¿por qué tenemos que pagar el pato los que no hemos causado el problema?. Medidas sí, pero para todos, no para los de siempre. Dice la vice de la Vega, que con la subida del IVA al 18%, se recaudaran 5150 millones de euros, ¿pero quién los va a pagar?, ¿los altos cargos?, ¿las rentas más altas?. Evidentemente esos no. Precisamente estos últimos ya invierten y esconden su pasta adecuadamente en sociedades de inversión de capital variable (en su lenguaje sicav). En estos engendros legales los pudientes (unas 3.400 sociedades) controlan más de 27.000 millones de euros en bienes mobiliarios, un 76,5% del total de 35.466 millones en manos de los 16 millones de declarantes del IRPF, pero lo hacen cotizando únicamente al 1% de sus plusvalías, a diferencia de las empresas de tipo “real” que lo hacen al 15,76% y gracias a la aplicación de deducciones fiscales, o frente al 18% de media que cotizan los declarantes del IRPF, como es el caso de los trabajadores y, por tanto, el grueso de las familias de este País.


Es más que criticable y a mi juicio supone hacer un ejercicio de pura demagogia, pretendernos engañar con la golosina de que principalmente subirán los impuestos a estas rentas altas para hacer frente a los subsidios de desempleo. ¿Por qué ZP y compañía, o la oposición del PP, no plantean cambiar la tributación de estas sicav o evitar el fraude fiscal?. ¿Será que no pueden o no les interesa?. Parece que estamos viviendo en un modelo de socialismo para millonarios. Un estudio del colectivo de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), o sea de la casa, muestra que alrededor del 86% de las “fortunas españolas” con un patrimonio superior a diez millones elude sus obligaciones fiscales al no declarar el Impuesto sobre Patrimonio.

Por su parte la Ministra Salgado justificaba la medida de la subida del IVA al indicar que somos unos de los países de la UE que menos paga por este concepto en comparación con los del norte. Parece que se le olvida a esta señora que también somos casi los que tenemos menos renta per cápita, menor salario medio, menor salario mínimo interprofesional y muchas cosas menos que los demás. Parece que a la señora ministra las cuentas no le cuadran y solo parecía tener dos opciones subir los impuestos o bajar los gastos, y ya sabemos que ha decidido. Cuando se puso en marcha el plan E o la tecnología del bordillo, que ha consistido básicamente en cambiar las aceras de sitio en la mayoría de los pueblos, casi todos sabíamos que eso se tendría que pagar y evidentemente todos sabíamos quién.

¿No sería mejor que también se plantearan apretarse ellos el cinturón y reducir el enorme gasto que supone tener una administración burocratizada, duplicada hasta la saciedad y enormemente costosa?. ¿No sería conveniente en estos momentos eliminar o suprimir en la medida de las posibilidades el enorme gasto en altos cargos, en comidas de trabajo, en coches oficiales o en personajes de digital designación?. Solo unos datos para reflexionar: el gobierno dispone 547 altos cargos de confianza que nos cuestan al año 82 millones de euros. 350 Diputados y otros tantos Senadores que cobran entre 4500 y 6500 euros mensuales por su dedicación exclusiva, algo que solo hacen el 10% de ellos, a pesar de que el artículo 157.1 de la Ley Electoral, dice que ese cargo es incompatible "con el desempeño de cualquier otro puesto, profesión o actividad, públicos o privados, por cuenta propia o ajena, retribuidos mediante sueldo, salario, arancel, honorarios o cualquier otra forma" y aún así se escaquean. Si a lo anterior le añadimos la maquinaria autonómica con 17 parlamentos regionales y 1.250 diputados (a 50.000€/año de media), 19 presidentes, 240 altos cargos. ¡Joder!, ya nos cuestan pasta los jirafas que nos manden.

Al final ZP, como parece no tener recetas para el problema, tapará con tos un pedo, sacará un nuevo plan milagroso, para el que necesitará dinero y que los pagaremos con más IVA, penalizando el consumo, con más IRPF, lo que afectará a las rentas del trabajo. En definitiva apretando aún más a las pequeñas empresas y a los trabajadores. Francamente creo que esto no es nada solidario.