domingo, 1 de febrero de 2009

Utopía Dos Mares. Carta abierta al Presidente de Cantabria

Estimado Sr. Revilla:


Le escribo esta carta desde el corazón de la Vieja Castilla, desde Las Merindades, tierras colindantes con su amada Cantabria. El motivo de esta misiva no es otro que el de pedirle su ayuda para que se modifique el proyecto de la autopista “Dos Mares”, del que usted ha sido y es principal valedor, circunstancia que le permite ser escuchado en las mas altas esferas del Estado y por eso a usted me dirijo con la esperanza de que nuestra voz se escuche lo más cerca posible de allí donde se toman las decisiones.

Hace ya muchos años que se viene hablando de esta carretera, hasta el punto de que perfectamente se la podría denominar Utopía Dos Mares, por las tantas veces prometida y nunca construida vía. Pero ahora, y esencialmente gracias a su empuje, parece que la cosa va en serio, ya se tiene estudio informativo, un proyecto sobre la mesa, pero desgraciadamente tras su examen lo que nos encontramos es un boceto de lo que deseamos. Cada día estoy más convencido que los ingenieros no tienen libertad para decidir los trazados con criterios técnicos, ya que lo intereses geopolíticos marcan claramente la conveniencia o no del un determinado recorrido.


Existe una gran deuda con las Montañas de Burgos, cuna de nuestro idioma universal. Somos conscientes que esta Vieja Castilla a la que siempre se la ha “premiado” con todo aquello que nadie quiere, (nucleares, molinos, canteras), y que sus habitantes han aceptado con abnegado silencio, necesita una inversión modernizadora y expansiva y ahora que por fin esta llega, lo hace de la peor manera, con una transversal autopista de peaje, que aparte de partir la comarca en dos, puede significar que nos acerque aún más a ser agraciados con un nuevo “regalo” de esos que nadie quiere, el Almacén Temporal Centralizado de residuos radioactivos.

Pero son tantas las carencias de Las Merindades que no podemos decir que no a esta infraestructura, y dado que parece que la decisión sobre su construcción está tomada, es aquí donde esta tierra necesita de su ayuda, ya que tiene buen trato con la Magdalena. Interceda por nosotros ante Fomento y consiga que este proyecto de peaje se convierta en Autovía y que esta se haga dentro de los parámetros medioambientales y vertebradores del territorio que menos afecten a esta comarca. Me gustaría que pudiera preguntarle a la ministra Álvarez: ¿Por qué la gente de Madrid, Valladolid, Sevilla, Valencia o Bilbao pueden ir a Santander por buenas y gratuitas autovías y nosotros que somos vecinos, tendremos que hacerlo pagando?.¿Por que Las Merindades, que no disponen ni de un solo kilómetro de vías de alta capacidad, cuando por fin se decide a construir una, la hacen de pago?. ¿Por que se plantea una autopista, cuando no tenemos alternativas gratuitas adecuadas y sabiendo que si se construyera una autovía esta sería más económica, menos impactante con el medioambiente y permitiría un mejor desarrollo económico y social para todos nosotros?.

Entiendo Sr. Revilla que bastante tiene Vd. con atender los problemas domésticos como para encima meterse en más berenjenales, pero quien mejor que los vecinos para hacernos favores y más cuando esto también le interesa y le preocupa a vd.

Le ruego tenga en cuenta estas líneas que finalmente aprovecho para invitarle a visitar esta noble tierra, llena de historia y encantos y tan unida a la suya por multitud de vínculos, donde podré explicarle con más detalle todas estas cuitas. Le espero con sus ya célebres anchoas y con la certeza que aquí se le sabrá corresponder con buenas viandas y buen caldo para degustarlas.

Atentamente,